La misteriosa vida en lo profundo del océano

No solo es el más grande de todos los hábitats, sino también uno de los menos hospitalarios

Wikimedia Commons

Aunque los seres humanos hemos explorado casi la totalidad de la superficie sólida de nuestro planeta, al océano todavía lo conocemos muy poco. Sabemos que cubre el 70% de la superficie de la Tierra y tiene una profundidad promedio de 4 kilómetros, pero las profundidades del mar siguen siendo muy difíciles de explorar.

Esto es un problema para la ciencia porque el océano profundo no solo es el más grande de todos los hábitats, sino también uno de los menos hospitalarios. Es completamente oscuro, extremadamente frío, bajo en oxígeno y soporta una presión mil veces mayor que en la superficie, tan grande que altera la bioquímica.

Sin embargo, a pesar de estos obstáculos, la vida florece en ese lecho marino ha sido explorado apenas al 1%.


Hermosos peces de aspecto terrorífico habitan en las profundidades del océano
NOAA

Los espectaculares organismos que habitan las profundidades incluyen tiburones de aguas profundas; pez dragón; muchos peces bioluminiscentes; antiguos celacantos; lirios del mar; calamares rojo sangre; pulpos que brillan en la oscuridad; medusas, caracoles con patas blindadas y una hipnótica medusa sin tentáculos.

Tal vez las criaturas más fascinantes son los calamares gigantes de hasta 15 metros de largo, Architeuthis. Los cachalotes y los tiburones antárticos son los únicos depredadores equipados para enfrentarse a estas presas de aguas profundas.


Pez bioluminiscente
Roman Fedortsov

Alejándose de lo más grande, la vida también se encuentra en forma de bacterias, gusanos y crustáceos, que pululan en las llanuras abisales que cubren grandes extensiones de las profundidades y que se alimentan de la materia orgánica que cae desde arriba.

Hasta hace poco, no se creía que la vida muy por debajo del mar era posible. Sin embargo, en 2003, un grupo de investigadores encontró muchas bacterias únicas en los sedimentos a 300 m bajo el lecho marino del Pacífico, las cuales se alimentaban de sedimentos de millones de años de antigüedad.

Más espectaculares son los corales de aguas profundas, que se encuentran a profundidades de hasta 6 kilómetros en aguas de hasta 2° C. A pesar de esto, son tan vistosos  y hermosos como sus primos tropicales y de aguas poco profundas. Estos animales de crecimiento lento ahora se encuentran desde Irlanda hasta Nueva Zelanda, e incluso se han descubierto en las patas de las plataformas petrolíferas. El más grande conocido, cerca de Noruega, cubre 100 kilómetros cuadrados, pero fue descubierto recién en 2002.

Uno de los ecosistemas marinos más fascinantes se encuentra alrededor de los respiraderos hidrotermales, donde el agua sobrecalentada, rica en productos químicos, es arrojada desde crestas volcánicamente activas en medio del océano. Aquí, las bacterias que se alimentan de metano y sulfuros son la base alimentaria de grandes comunidades de animales, incluyendo almejas gigantes, extraños peces y gusanos de hasta 2 m de longitud, como el Riftia pachyptila.


Respiradero hidrotermal
Wikimedia Commons
 

Sin embargo, no toda la vida está basada en la quimiosíntesis. Los científicos han descubierto bacterias fotosintéticas que cosechan el tenue resplandor de las ventilaciones, y que otras pueden prosperar en agua a más de 121° C. Estos orificios de ventilación a menudo están aislados, y las columnas de agua pueden romperse, transportando bacterias a otros respiraderos.

Estos respiraderos, conocidos como fumarolas negras, se descubrieron por primera vez en 1977 con el sumergible estadounidense ALVIN. El descubrimiento de un ecosistema completo a 2000 m de profundidad, que no dependía de la fotosíntesis, revolucionó nuestra visión de la vida. Ahora sabemos que estos ecosistemas se encuentran comúnmente desde el Océano Artico hasta el Pacífico. Ocurren a lo largo del sistema de cresta oceánica, desde aguas relativamente poco profundas hasta varios kilómetros.


Pez abisal que parece saco de una película de Guillermo del Toro
Roman Fedortsov

Algunos incluso creen que la vida en la Tierra puede haber comenzado en estos respiraderos, que pueden tener hasta 60 m de altura. Otros piensan que las características geológicas similares podrían albergar vida en lagos congelados en la Tierra y en otros planetas y lunas, como Marte, Europa y especialmente Encelado.

Las fuentes hidrotermales no son los únicos lugares donde la vida florece en el fondo del mar. En 1984, biólogos descubrieron emanaciones frías. Estos son areas del lecho marino donde el agua rica en sustancias químicas como sulfuro de hidrógeno y metano emana del fondo, lo que permite una gran cantidad de vida. Por lo general, se encuentran alrededor de los bordes de los continentes.

Otra rica comunidad de organismos se nutre de cadáveres de ballenas que se asientan en el fondo del mar y se descomponen durante muchas décadas. Los cadáveres de ballenas, que pesan hasta 160 toneladas, pueden alimentar a más de 400 especies de peces hormiguero y tiburones a gusanos zombis devoradores de huesos y bacterias que viven del sulfuro.


Cucaracha gigante de mar encontrada en el Océano Indico 
Stades 2018

Luego están los montes submarinos, los picos de las montañas volcánicas submarinas. Estos son el equivalente submarino de las islas y a pesar de que una gran cantidad de pesca proviene de estos montes oceánicos, tenemos un conocimiento detallado de solo algunos unos cuantos, lo que los prepara para las expediciones para descubrir nuevas riquezas biológicas. La cadena montañosa submarina más grande se forma a partir de crestas en medio del océano y se extiende por 70,000 kilómetros alrededor del planeta.

La exploración del mar profundo comenzó en la década de 1930, cuando oceanógrafos estadounidenses descendieron 1000 m en una bola de acero y en los últimos años distintas expediciones han descendido a explorar el fondo del mar. Recientemente, una exploración al Océano Indico encontró 12 nuevas especies.  

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.