Día mundial del perro: No solo son amigos de los niños, les protegen de eccemas y el asma

MaxPixel

Las razones para amar a nuestros perros son infinitas, pero dos nuevas investigaciones, presentadas en la Reunión Científica Anual del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (ACAAI) aseguran que puede haber, al menos, dos más. El primero de los estudios, ambos publicados en Annals of Allergy, Asthma & Immunology, muestra que los perros pueden proporcionar un efecto protector contra el asma, incluso en niños alérgicos a los perros. El segundo, por su parte, afirma que los bebés nacidos en un hogar con un perro durante el embarazo reciben protección contra el eccema alérgico, aunque el efecto protector disminuye a los 10 años.

Un equipo examinó los efectos de la exposición (uno o más perros en el interior durante al menos una hora al día) a estas mascotas en niños con asma de Estados Unidos: exposición a la proteína, o alergeno, que afecta a los niños que son alérgicos a los perros, y a las bacterias que un can puede portar. Así, concluyeron que el contacto con los elementos que los perros llevan puede tener un efecto protector contra los síntomas del asma, pero "para los niños de ciudad con asma que eran alérgicos a los perros, pasar tiempo con un perro podría asociarse con dos efectos diferentes. Parece haber un efecto protector sobre el asma de las exposiciones asociado a los perros y un efecto nocivo de la exposición a alérgenos", dice Po-Yang Tsou, autor principal. Los investigadores creen que el contacto de un niño con otros factores además del alergeno del perro, como bacterias u otros factores desconocidos, puede proporcionar el efecto protector.

En cuanto al segundo trabajo, la exposición de una madre a los perros antes del nacimiento de un niño se asocia significativamente con un menor riesgo de eccema a los 2 años, pero este efecto protector disminuye a los 10 años, según explica el alergólogo Edward M. Zoratti, MD, miembro de ACAAI y un coautor del estudio.

Para aquellas personas que convivan con un can, incluso teniendo alergia, la ACAAI tiene algunos consejos para minimizar los efectos. Recomienda mantener al perro fuera del dormitorio y restringirlo a solo algunas habitaciones, aunque eso tampoco limitará la expansión de los alérgenos; lavarse las manos con agua y jabón después de acariciar o abrazar a un perro; el uso regular de una aspiradora de alta eficiencia o una aspiradora central para reducir los niveles de alérgenos, así como limpiadores de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA), que funcionan de forma continua; y por último, darle a la mascota un baño, al menos una vez a la semana, que reduzca el alergeno del perro en el aire.

La especial relación entre hombres y perros ha sido el centro de múltiples investigaciones durante décadas, pero el papel de la genética en la evolución del comportamiento canino sigue siendo muy poco conocida. Con el tiempo, han surgido diferentes hipótesis sobre el distinto comportamiento en perros y lobos que sugieren que los canes son más proclives a la solución de problemas sociales. Sin embargo, otras evidencias sugieren que los lobos socializados por el hombre pueden tener resultados similares o mejores en esos aspectos sociocognitivos.

Ahora, una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Princeton (EE.UU.), asegura que los perros tienen un grupo de genes que están ligados a una mayor sociabilidad en su comportamiento, debido a la amplificación de esos genes y no como resultado de un aumento de la cognición social del animal. El estudio, publicado en Science Advances, se centró en el área cromosómica implicada en la sociabilidad canina y cuya eliminación en humanos causa el síndrome de Williams-Beuren (WBS), que es congénito y se caracteriza por un comportamiento hipersocial.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.