La Luna pudo ser habitable hace 4.000 millones de años

La Luna. /NASA / JPL / USGS

Aunque nada podría sobrevivir hoy en la Luna, nuestro satelite podría haber sido habitable en dos momentos del pasado, según un nuevo estudio publicado en la revista Astrobiology.

Dirk Schulze-Makuch, astrobiólogo de la Universidad Estatal de Washington (EE.UU.) e Ian Crawford, profesor de ciencia planetaria y astrobiología en la Universidad de Londres (Reino Unido), afirman que las condiciones en la superficie lunar fueron suficientes para soportar formas de vida simples poco después de su formación a partir de un disco de escombros, hace 4.000 millones de años y, nuevamente, durante un pico en la actividad volcánica lunar hace unos 3.500 millones de años. 

Durante ambos períodos, los científicos planetarios piensan que la Luna emitía grandes cantidades de gases volátiles sobrecalentados, incluido vapor de agua, desde su interior, y esta desgasificación podría haber formado charcos de agua líquida en la superficie y una atmósfera lo suficientemente densa como para mantenerla allí durante millones de años. "Si hubo agua líquida y una atmósfera significativa en la Luna temprana durante largos períodos de tiempo, la superficie lunar habría sido, al menos, transitoriamente habitable", cree Schulze-Makuch.

El trabajo se basa en los resultados de misiones espaciales recientes y los análisis sensibles de muestras de roca lunar y suelo que muestran que la Luna no está tan seca como se pensaba anteriormente. En 2009-2010, un equipo internacional de científicos descubrió cientos de millones de toneladas de hielo de agua en la Luna. Además, hay una fuerte evidencia de una gran cantidad de agua en el manto lunar que se cree que se depositó muy temprano en su formación. También es probable que, al principio, esta haya estado protegida por un campo magnético que protegiera a sus habitantes de los vientos solares mortales.

Microbios que viajan por el espacio

La vida en la Luna podría haberse originado de la misma manera que en la Tierra, pero lo más probable es que hubiera sido provocada por un meteorito, dijo Schulze-Makuch. La evidencia más temprana de vida en la Tierra proviene de cianobacterias fosilizadas que tienen 3.500-3.800 millones de años. Durante este tiempo, el sistema solar estuvo dominado por impactos de meteoritos frecuentes y gigantes. Es posible que los meteoritos que contienen organismos simples como las cianobacterias pudieran haber sido lanzados desde la superficie de la Tierra y aterrizar en su satélite. "Pudo haber habido microbios que prosperasen en charcos de agua en la luna hasta que la superficie se secara y muriera", opina el autor.

Schulze-Makuch reconoce que determinar si la vida surgió en la luna o fue transportada desde otro lugar "solo puede abordarse mediante un  contundente programa futuro de exploración lunar". Una línea de investigación prometedora para cualquier futura misión espacial sería obtener muestras de depósitos del período de mayor actividad volcánica para ver si contienen agua u otros posibles marcadores de vida. Además, afirman, se podrían llevar a cabo experimentos en entornos lunares simulados en la Tierra y en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) para ver si los microorganismos pueden sobrevivir bajo las condiciones ambientales que se prevé que existieron en la Luna temprana.

Iker Casillas el ex portero de la selección española y campeón mundial de futbol el año 2010, publicó hace unos días en Twitter que él no creía que el hombre había pisado la Luna. Y "elevó la duda al público" con una encuesta. Muchos negacionistas se le sumaron, pero no fueron pocas las críticas que recibió en la red social, tras las cuales se disculpó, diciendo que "todo el mundo comete fallos". Una de las pruebas más contundentes de que, tanto el futbolista como los conspiranoicos que niegan ese episodio de la exploración espacial, se equivocan es que los astronautas del Apolo 11 volvieron a la Tierra con rocas. Muchas rocas. 22 kilos en total. Estas no pudieron ser recogidas en un monte terrestre cualquiera, porque son mucho más antiguas que las de la Tierra. De hecho, la roca lunar más reciente es más antigua que la roca terrestre más antigua que hayamos encontrado jamás.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.