La justicia europea determina que plantas y animales creados con CRISPR deben ser regulados como transgénicos

Alexis Baden-Mayer / flickr.com

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) decidió el pasado miércoles que las variedades de plantas y especies animales, creadas con técnicas de edición de genomas CRISPR deben estar sujetos a las mismas restricciones de la Unión Europea que los organismos genéticamente modificados (OMG). 

En 2016 el gobierno francés, tras el pedido organizaciones medioambientales, solicitó a la Corte determinar la situación jurídica de los organismos vivos creados por la edición de genoma (principalmente el método de CRISPR/Cas9 que se ha utilizado, por ejemplo, para quitar las semillas de los tomates). Ahora, por desición de la instancia judicial más alta de la Unión, a los organismos modificados con CRISPR/Cas9 y otras tecnologías similares se extenderá la directiva de la UE 2001, que establece estrictas restricciones de seguridad y la aprobación previa de las autoridades reguladoras de los productos transgénicos. La Corte, entre otras cosas, decidió que los procedimientos de mutagénesis están excluidos de la Directiva ya que han demostrado su seguridad.

Los activistas europeos están conformes con la decisión y señalaron que debería aplicarse normas estrictas a todos esos productos, independientemente del método específico de modificación genética. Por otro lado, EuropaBio, la asociación de empresas biotecnológicas europeas, a través de su representante, calificó la decisión judicial de un paso atrás. Y añadió que los 1.000 millones de euros invertidos por el Estado y las empresas para el uso de CRISPR en la agricultura, ahora no darán resultados prácticos para los agricultores europeos.

Según Nature, es probable que los desarrolladores de estas variedades de plantas abandonen Europa a jurisdicciones más favorables. El CRISPR/Cas9 es una técnica de edición genética que permite eliminar y reemplazar secciones de ADN en las células de cualquier organismo. Pero aunque ha sido descrita como uno de los avances más importantes en la ciencia moderna, no estaría libre de peligros, según un estudio publicado en la revista. 
 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.