Contrariamente a lo que se pensaba, las bacterias sí pueden extinguirse dice estudio

Sedimentos marinos de películas de microorganismos.
Woodward Fischer, California Institute of Technology.

En la Tierra hay más de 1,4 millones de línajes de bacterias, y la mayoría de las que en algún momento habitaron el planeta ya se extinguieron. Así lo han calculado científicos canadienses y estadounidenses. El estudio lo publica la revista Nature Ecology and Evolution. 

Las bacterias son el grupo más antiguo de organismos vivos. Como señala el artículo, debido a las pequeñas cantidades de sus trazas fósiles, es difícil decir si fueron sometidas a extinciones masivas periódicas, como otros organismos vivos: las opiniones de los científicos sobre este tema varían.

Un grupo de investigadores de la Universidad de British Columbia, del Instituto de Tecnología de California y del Laboratorio Nacional de Lawrence construyeron árboles filogenéticos de bacterias y cianobacterias, y con la ayuda de modelos matemáticos y el análisis del ARN ribosomal 16S estimaron el número total de línajes de bacterias que viven en la Tierra. 

Según los autores, el concepto "especie" no se puede aplicar a las bacterias como en el caso de los organismos que se reproducen sexualmente, por ello usaron la palabra "linaje" en el árbol filogenético.

"Las bacterias rara vez se fosilizan, por lo que sabemos muy poco acerca de cómo el paisaje microbiano ha cambiado con el tiempo", dijo el autor principal del estudio Stilianos Louca. Los científicos compararon el análisis de datos de 165.400 linajes de bacterias recogidos de otros 60 estudios.

Como resultado, según los científicos, hoy en la Tierra existen de 1,4 a 1,9 millones linajes de bacterias. Su diversidad ha aumentado constantemente durante los últimos 1.000 millones de años, a pesar de la frecuente desaparición de ciertas especies. Por ejemplo, en el último millón de años hubo de 45.000 a 95.000 extinciones.

"La mayoría de linajes de bacterias que una vez habitaron nuestro planeta se extinguieron. Nuestros resultados refutan la creencia generalizada de que la probabilidad de extinción de las bacterias es baja", dice el artículo de los científicos.

Por otro lado,  la mayoría de las formas de vida en la Tierra se alimentan, de una u otra forma, de la energía del Sol. Sin embargo hay una bacteria extremófila llamada Desulforudis audaxviator que vive en la completa oscuridad y lo hace de la fuente más inesperada: la energía nuclear.

 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.