Esta avecilla tiene un gran poder de autocontrol para su pequeño cerebro

Luc Viatour

Científicos suecos han descubierto que el carbonero común (Parus major) tiene una gran capacidad para suprimir las acciones impulsivas, así como lo hacen los animales altamente inteligentes como los cuervos y los chimpancés. Según el artículo publicado en Behavioral Ecology and Sociobiology, el descubrimiento refuta la teoría de que la capacidad de autocontrol es directamente proporcional al tamaño del cerebro del animal.

El autocontrol en animales significa la capacidad de suprimir el deseo instantáneo de recibir un premio para obtener un mayor beneficio en el futuro. Se cree que esta capacidad está relacionada con el grado de desarrollo de otras habilidades cognitivas, y es inherente a animales muy inteligentes, como primates o algunos loros. Además, se cree que las habilidades intelectuales, en particular, la capacidad de autocontrol, son directamente proporcionales al tamaño del cerebro del animal.

Los científicos de la Universidad de Lund, Suecia, demostraron que el carbonero común es capaz de enfrentar una prueba estándar de autocontrol mejor que otros animales, aunque el resultado es ligeramente inferior a la de los cuervos y chimpancés. Hay que resaltar que el volumen cerebral de este ave es solo el 3% del cerebro de los cuervos.

En una prueba estándar de autocontrol, primero se enseña al animal a obtener alimentos de un cilindro opaco abierto en ambos extremos. Luego, le ofrecen un cilindro transparente con alimentos. El animal pasa la prueba si primero saca la comida desde el extremo abierto. Falla si primero intenta agarrar los alimentos a través de la pared del cilindro. 

Los resultados mostraron que los carboneros resolvieron la tarea en un 80% de los casos si previamente les habían mostrado cilindros transparentes, y en un 60% de los casos si no les habían mostrado. En comparación con otras aves, los carboneros perdieron solo frente a los cuervos, que resolvieron la tarea en el 90%-100% de los casos. Por lo tanto, las aves mostraron una gran capacidad de autocontrol, a pesar de sus pequeños cerebros. 

Por otro lado, los cuervos de Nueva Caledonia fueron capaces de crear las herramientas que habían visto antes, de memoria, según un artículo publicado en Nature. Esta capacidad puede permitirles modificar tanto sus propias herramientas como las que ven en otros cuervos, transmitiendo de este modo sus habilidades a otros animales.

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.