El origen evolutivo del orgasmo femenino

 

Durante años, desentrañar los secretos del orgasmo femenino ha sido una tarea complicada para los científicos, y de entre todos sus secretos, una de las preguntas que más intriga causa: ¿En qué momento de nuestra evolución aparece? Esta es la pregunta que se hizo un equipo de científicos de la Universidad de Yale (EE.UU.), y a la que dieron una respuesta que ha sido publicada en el Journal of Experimental Zoology Part B: Molecular and Developmental Evolution.

Anteriormente, una hipótesis proponía que el clímax de la mujer habia surgido como una adaptación para estrechar lazos entre parejas. Para estos investigadores, más que haber evolucionado meramente como una característica para acompañar al orgasmo masculino, el femenino fue en algún momento la "llave biológica" que desencadenaría la ovulación.

Según explican, cuando las mujeres tienen un orgasmo liberan dos hormonas, las oxitocinas y prolactinas. En las hembras de los mamíferos salvajes de placenta, esta descarga hormonal causa activamente que la ovulación empiece al momento del acto sexual. Sin dicha ovulación, el embarazo no sería posible. En consecuencia, en el mundo salvaje el orgasmo del macho y la hembra trabajan juntos para que se produzca la ovulación.

Es probable, afirman, que el mismo mecanismo haya sido similar en las hembras humanas en un inicio. Con el tiempo, las mujeres desarrollaron la habilidad de ovular en ciclos independientes de la actividad sexual del macho. El orgasmo como función hormonal se volvió innecesario y superfluo. Sin embargo, permaneció en la biología de las féminas. Afortunadamente. 

*Este artículo fue publicado originalmente el 1 de agosto de 2016

Daniel Meza

Esta entrevista ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.