Starliner: falla en la nave espacial de Boeing pospone su primer vuelo tripulado

Boeing
El primer vuelo no tripulado del transbordador espacial Boeing CTS-100 Starliner se pospuso al menos hasta finales de 2018, y el primer vuelo tripulado se postergó hasta mediados de 2019, informa CNBC. Una de las razones para posponer el vuelo tripulado podría ser un mal funcionamiento del sistema de rescate de emergencia encontrado durante pruebas recientes.

CST-100 Starliner, junto con Crew Dragon de la empresa SpaceX, es una de las dos naves espaciales tripuladas de EEUU, creadas en el marco del Commercial Crew Program y diseñado para llevar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional. Está diseñado para transportar a siete personas y para que puedan sobrevivir fuera de la estación durante 60 horas. Starliner es la primera nave espacial del consorcio Boeing.

Puede ser peligroso para la tripulación 

Para probar la nave se planificaron dos pruebas. El primer viaje no tripulado de Starliner iba a tener lugar en agosto de 2018 y el tripulado en noviembre de 2018. Pero durante el desarrollo y prueba de la nave espacial, los expertos han encontrado problemas en varios de sus sistemas.

En  concreto, la NASA ha descubierto fallas en sistemas importantes para un vuelo seguro: el sistema de rescate de emergencia, así como el sistema de lanzamiento de paracaídas. El análisis mostró que, bajo ciertas condiciones, la cápsula puede girarse después de lanzar un sistema de rescate de emergencia, lo que puede ser peligroso para la tripulación.

El miércoles 1 de agosto, el vicepresidente de Boeing y gerente de proyecto de la nave espacial tripulada, John Mulholland, dijo que la compañía debía posponer los vuelos de prueba de la nave espacial Starliner. El primer vuelo no tripulado tendrá lugar no en agosto de 2018, sino a finales de año o a principios de 2019.

Después, los expertos de Boeing y la NASA estudiarán los datos de vuelo. La prueba de rescate requerida para la certificación de la nave para un vuelo tripulado ahora está programada para la primavera de 2019. El vuelo tripulado ya no está programado para noviembre de 2018, sino para el verano de 2019.

Aparentemente, la demora en probar el sistema de rescate de emergencia está asociada con un mal funcionamiento, encontrado durante una prueba reciente de los motores de este sistema. Los motores funcionaron correctamente, pero después de que se apagaron, parte de las válvulas del sistema de combustible no se cerraron y los especialistas encontraron una fuga de hidracina.


María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.