Esta cirugía podría incrementar la sensibilidad de tu clítoris

En la anatomía femenina, el clítoris es la zona erógena por excelencia. Este cuerpo carnoso es una zona de intensa sensibilidad capaz de ofrecer a la mujer el placer sexual más profundo: el orgasmo. Pero, ¿qué ocurre cuando esta sensibilidad se ve afectada y no produce el mismo placer? Pues para darle solución a este problema existe una cirugía realizada al prepucio clitoral.

Problemas con el prepucio clitoral

Esta especie de capucha cumple una sencilla función: evitar que el clítoris se frote en exceso. La fricción constante puede terminar en una sobreestimulación, desensibilización e incluso dolor.

¿Cuándo surgen los problemas? A veces este prepucio puede ser demasiado grande, largo, o no retraerse durante el coito. Esto puede ser causado por un trauma, parto o ser de origen genético. Al tener una mayor extensión, evita que el clítoris sea estimulado como corresponde.

¿Soluciones?

Según Seminars in Plastic Surgery, una de las soluciones más sencillas para aquellas mujeres que tienen este problema es someterse a una cirugía de reducción de prepucio. De esta manera, la cantidad sobresaliente será menos prominente. Aunque alguna mujeres deciden combinar este procedimiento con una labioplastia, también pueden realizarse solos.

Además de la anterior solución, Adam Ostrzenski, un cirujano ginecológico de Florida (EE.UU) publicó un estudio en  Aesthetic Plastic Surgery donde afirmaba que había identificado el punto G y podía realizar un procedimiento que aprieta el tejido en la pared vaginal para producir orgasmos más intenso cuando este se estimula.

Este último procedimiento recibe el nombre de G-spotplasty y consiste en extraer una pequeña pieza de tejido en forma de diamante de la supuesta ubicación del punto G para hacer que las paredes vaginales se contraigan. Según Ostrzenski, el puntog G es como un saco bien definido dentro de la pared vaginal frontal que se encuentra a pocos centímetros de la abertura de la vagina.

¿Punto G?

A pesar de que Ostrzenski mencione la existencia de un punto G, para Devan Stahl de la Universidad Estatal de Michigan, esto aún sigue en debate. "Hay investigadores que piensan que no existe en absoluto, otros que piensan que puede existir, pero no todas las mujeres lo tienen, y otros que piensan que no es una sola 'mancha' o estructura anatómica, sino más bien un complejo de variadas estructuras anatómicas”, declara.

Para Stahl, las mujeres deberían ser mucho más escépticas sobre los procedimientos dirigidos al punto G. No vale la pena poner en riesgo la salud con el objetivo de perseguir un ideal altamente cuestionado de placer femenino. "Las terapias del punto G se han convertido en un negocio multimillonario, que promete aumentar el placer sexual para las mujeres, prácticamente sin evidencia de que estas terapias funcionen fuera del efecto placebo", finaliza Stahl.

En N+1 se ha escrito ampliamente sobre la sexualidad femenina. Hace unas semanas, gracias a un estudio de sexólogos italianos, se concluyó que la única manera de lograr el orgasmo era a través de la estimulación del clítoris. Además, hemos escrito todo lo que tienes que saber acerca del punto G (seas hombre o mujer).

 

Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma:www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.