Álamos modificados genéticamente ya no podrán “escaparse” a la naturaleza

Área de experimentos con álamos
Strauss et al. 2018

Biólogos estadounidenses modificaron genéticamente el árbol de álamo para que no produzcan semillas viables, lo que ayudaría a controlar la propagación de las plantas genéticamente modificadas en la naturaleza. El artículo fue publicado en la revista Frontiers in Bioengineering and Biotechnology.

Una de las preocupaciones acerca de las plantas genéticamente modificadas (GM) es que las semillas o el polen pueden "escapar" a la naturaleza, pueden salir del área experimental y crecer en otros lugares. Dicha transferencia de genes se encontró en estudios previos en álamos GM polinizados por el viento. Para limitar la posibilidad de "escape", los científicos utilizan diversas estrategias de contención, que, por regla general, se basan en la esterilidad de la planta GM.

El estudio más grande del mundo 

Steven Strauss y sus colegas de la Universidad de Oregon, EEUU, plantaron 3.300 álamos en un área de 3,6 hectáreas, en siete años. Según los científicos este es el mayor estudio de campo de los árboles genéticamente modificados en el mundo. 

Para garantizar la contención efectiva del material genético de los álamos GM, los científicos obtuvieron árboles masculinos y femeninos estériles. Para ello, seleccionaron 15 genes que regulan el proceso de floración de las plantas, y obtuvieron 23 variantes de plantas GM en las que estos genes en diferentes combinaciones fueron suprimidos o alterados.

Estos clones fueron plantados en un sitio experimental en el oeste de Oregon donde los científicos observaron su crecimiento y desarrollo, anotando el tiempo y la intensidad de la floración. 11 de 23 variantes modificadas dieron el resultado en forma de plantas sanas. En total, de la plantación, los científicos recogieron 440 semillas, que se probaron para la germinación. 

Durante el experimento, no apareció ninguna planta en el lugar ni en los alrededores, lo que, según los autores, es una prueba de la efectividad de los "interruptores" genéticos de la reproducción. Asimismo, la tasa de supervivencia, el tamaño, la forma de la corona, la calidad de la madera y otros parámetros del álamo GM no difirieron mucho de los árboles comunes de esta especie.

En trabajos posteriores, los investigadores planean usar la edición genética usando el método CRISPR/Cas9, que facilitará y hará más eficiente la creación de estos árboles estériles.

El año pasado, investigadores chinos desarrollaron un enfoque de ingeniería genética capaz de administrar muchos genes a la vez para producir endosperma de arroz –un tejido de semillas que alimenta al embrión de la planta en desarrollo– que producen altos niveles de antocianinas, un tipo de pigmento antioxidante, resultando en un grano púrpura. Este alimento puede disminuir el riesgo de ciertos cánceres, enfermedades cardiovasculares, diabetes y otros trastornos crónicos. El trabajo ha sido publicado por la revista Molecular Plant.

 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.