Por primera vez, se observa la paradoja de Einstein-Podolsky-Rosen en un sistema de muchas partículas

Una nube de átomos se sostiene sobre un chip por campos electromagnéticos. La paradoja EPR se observó entre las regiones A y B espacialmente separadas. /Universidad de Basilea

¿Con qué precisión podemos predecir los resultados de las mediciones en un sistema físico? En el mundo de las partículas diminutas, que se rige por las leyes de la física cuántica, existe un límite fundamental para la precisión de tales predicciones. Este límite se expresa mediante la relación de incertidumbre de Heisenberg, que establece que es imposible predecir simultáneamente, por ejemplo, las mediciones de la posición y el momento de una partícula, o de dos componentes de un giro, con precisión arbitraria.

En 1935, sin embargo, Albert Einstein, Boris Podolsky y Nathan Rosen publicaron un famoso artículo en el que mostraban que las predicciones precisas son teóricamente posibles bajo ciertas circunstancias. Para hacerlo, consideraron dos sistemas, A y B, en lo que se conoce como un estado "enredado", en el que sus propiedades están fuertemente correlacionadas.

n este caso, los resultados de las mediciones en el sistema A pueden usarse para predecir los resultados de las mediciones correspondientes en el sistema B con, en principio, precisión arbitraria. Esto es posible incluso si los sistemas A y B están espacialmente separados. La paradoja es que un observador puede usar medidas en el sistema A para hacer afirmaciones más precisas sobre el sistema B que un observador que tiene acceso directo al sistema B (pero no a A).

Ahora, físicos de la Universidad de Basilea (Suiza) han observado por primera vez la paradoja de la mecánica cuántica Einstein-Podolsky-Rosen en un sistema en el que interactúan varios cientos de átomos. El fenómeno se remonta a un famoso experimento mental de 1935, que permite predecir con precisión los resultados de las mediciones, y podría aplicarse en sensores y métodos de imágenes para campos electromagnéticos. Los hallazgos fueron publicados recientemente en la revista Science.

Primera observación en un sistema de muchas partículas

En el pasado, los experimentos han utilizado átomos ligeros o individuales para estudiar la paradoja de EPR. Ahora, el equipo de físicos del Departamento de Física de la Universidad de Basilea y el Instituto Suizo de Nanociencia (SNI) ha observado con éxito la paradoja EPR utilizando un sistema de varias partículas de varios cientos de átomos que interactúan por primera vez .

El experimento usó láseres para enfriar átomos a solo unas pocas milmillonésimas de grado sobre el cero absoluto. A estas temperaturas, los átomos se comportan completamente de acuerdo con las leyes de la mecánica cuántica y forman lo que se conoce como un condensado de Bose-Einstein, un estado de la materia que Einstein predijo en otro documento pionero en 1925. En esta nube ultrafrío, los átomos colisionan constantemente entre sí, haciendo que sus giros se enreden.

Luego, los investigadores tomaron medidas del centrifugado en regiones espacialmente separadas del condensado. Gracias a las imágenes de alta resolución, pudieron medir las correlaciones de espín entre las regiones separadas directamente y, al mismo tiempo, localizar los átomos en posiciones definidas con precisión. Con su experimento, los investigadores lograron usar mediciones en una región dada para predecir los resultados para otra región.

"Los resultados de las mediciones en las dos regiones estaban tan fuertemente correlacionados que nos permitieron demostrar la paradoja de EPR", dice el estudiante de doctorado Matteo Fadel, autor principal del estudio. "Es fascinante observar un fenómeno tan fundamental de la física cuántica en sistemas cada vez más grandes. Al mismo tiempo, nuestros experimentos establecen un vínculo entre dos de las obras más importantes de Einstein".

En el camino hacia la tecnología cuántica

Además de su investigación básica, los científicos ya están especulando sobre posibles aplicaciones para su descubrimiento. Por ejemplo, las correlaciones que están en el corazón de la paradoja EPR podrían usarse para mejorar los sensores atómicos y los métodos de obtención de imágenes para campos electromagnéticos. El desarrollo de sensores cuánticos de este tipo es uno de los objetivos del Centro Nacional de Competencia en Investigación en Ciencia y Tecnología Cuántica (NCCR QSIT), donde el equipo de investigadores participa activamente.

El agujero negro supermasivo más cercano a la Tierra se encuentra a 26.000 años luz de distancia, en el centro de la Vía Láctea. Este monstruo gravitatorio, con una masa cuatro millones de veces la del Sol, está rodeado por un pequeño grupo de estrellas orbitando a su alrededor a gran velocidad. Este ambiente extremo (el campo gravitatorio más potente de la Vía Láctea), es el lugar perfecto para explorar la física de la gravedad y, en concreto, para probar la Teoría de la Relatividad General de Einstein.

Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.