Los restos del cometa Increíble Hulk pasarán esta noche por la Tierra

Michael Mattiazzo/S&T

Hace menos de una semana nos enteramos que el cometa PanSTARSS C/2017 S3, apodado “Increíble Hulk” por su tamaño y llamativo color verde, se había desintegrado mientras se dirigía hacia la Tierra. Ahora, los restos de ese cuerpo espacial pasarán cerca de nuestro planeta.

Debido a que el verde cometa llegaría a su punto más cercano a la Tierra entre los días martes 7 y el miércoles 8 de agosto, se esperaba que sea visible desde el hemisferio norte solo con la ayuda de binoculares. Sin embargo, según reporta Live Science probablemente no podramos verlo.

Muy cerca del sol 

La principal razón es que el Increíble Huilk está pasando demasiado cerca del sol. "Eventualmente, se alejará lo suficiente del Sol a lo largo de su órbita para que pueda ser visto desde la Tierra nuevamente", explica a Newsweek, Kelly Fast, directora del Programa de Observación de Objetos Cercanos a la Tierra. "Pero estará muy lejos y débil y puede solo ser observable con telescopios grandes", añade.

Afortunadamente para aquellos viviendo en el hemisferio sur, el cometa podría ser visible más adelante este mes, luego que rodee nuestra estrella el 16 de agosto. Para esa ocasión no serían necesarios grandes telescopios.

El cometa que fue descubierto en septiembre de 2017, lleva el curioso apodo por su espectacular tamaño y su color. El Increíble Hulk está rodeado por una nube de gas que tiene 259,000 kilómetros de ancho (aproximadamente el doble del tamaño de ¡Júpiter!); y le su color ocurre cuando el cianuro y las moléculas de carbono se ionizan por el calor del sol.

No habrá catastrofe 

Aunque inicialmente el investigador ruso Evgeny Dmitriev dijo que el cuerpo celeste (o verde) causaría una catástrofe, su colega Stanislav Korotky lo desmintió y le comentó a N+1 que no representaba ninguna amenaza debido a que se había desintegrado en julio.  "El colapso del núcleo ocurrió el 15 de julio. En el telescopio se vio como un fuerte aumento en el brillo, después de lo cual comenzó la desintegración y los restos se dispersaron en el espacio", dijo el astrónomo.

Por otro lado, hace unos 70,000 años, en una época en que los humanos modernos comenzaban a abandonar África y los neandertales todavía existían, una pequeña estrella rojiza se acercó lo suficiente a nuestro sistema solar como para perturbar gravitacionalmente la trayectoria de cometas y asteroides

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.