La Luna y el Sol no son del mismo tamaño, pero lo parecen: Imágenes de un eclipse los muestran iguales

Imagen captada por el satélite de observación del Sol Proba-2. /ESA

El satélite de observación del Sol Proba-2 de la Agencia Espacial Europea (ESA) captó este sábado dos eclipses parciales del sol en los que parecía que la Luna y el astro rey eran del mismo tamaño.

Gracias a una peculiaridad del cosmos, la distancia media de la Luna a nuestro planeta hace que, desde aquí, parezca tener el mismo tamaño que el Sol, que es mucho más grande. De vez en cuando la Luna se sitúa entre la Tierra y la estrella, por lo que parece taparla por completo, bloqueando temporalmente su luz y creando un eclipse total a lo largo de la estrecha franja que la sombra de la Luna proyecta sobre nosotros. Pero en ocasiones esta alineación hace que la Luna solo cubra parcialmente el disco solar, como pasó este sábado, cuando se pudo disfrutar de uno de estos eclipses parciales en el norte y el este de Europa, en el área septentrional de Norteamérica y en algunos lugares del norte y el oeste de Asia.

El satélite de observación del Sol Proba-2 de la ESA circunvala la Tierra unas 14,5 veces al día y, debido al cambio constante de su ángulo de visión, pasó dos veces por delante de la sombra de la Luna durante el eclipse del sábado. En a siguiente imagen pueden contemplarse los dos eclipses parciales: la primera vista (izquierda) fue capturada a las 08:40:12 GMT y la segunda (derecha) a las 10:32:17 GMT del 11 de agosto.

Las imágenes se tomaron con la cámara SWAP del satélite, que funciona a longitudes de onda del ultravioleta extremo para captar la corona solar, la atmósfera turbulenta del Sol que presenta temperaturas de aproximadamente un millón de grados, que puede verse al fondo.

Durante un eclipse solar, la Luna pasa entre el Sol y la Tierra, proyectando su sombra en un estrecho sendero a través de las partes del planeta. Desde la década de los 70, los investigadores han sospechado que esta sombra, que viaja a velocidades superiores a la del sonido durante un eclipse solar, podría crear ondas en la ionosfera, una parte de la atmósfera superior de la Tierra que tiene partículas cargadas electrónicamente.

En agosto del año pasado, durante el eclipse solar total en Estados Unidos, la sombra de la luna viajó tan rápido que creó ondas en la atmósfera superior de la Tierra. Científicos del Haystack Observatory del MIT (EE.UU.) y la Universidad de Tromsø (Noruega) han demostrado, con estos datos, un fenómeno sospechado desde hace 40 años: que los eclipses solares producen perturbaciones en la atmósfera superior terrestre.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.