El ayahuasca produce efectos similares a las experiencias cercanas a la muerte

El ayahuasca, la bebida psicodélica sudamericana de la que hemos escrito ampliamente, produce efectos sorprendentemente parecidos a las experiencias cercanas a la muerte, halló un estudio. Esto significa que los sentimientos de abandono del cuerpo o paz interior asociadas en experiencias de amenazas a la vida pueden ser explicadas simplemente en cambios en cómo el cerebro funciona, y no son evidencia de fenómenos paranormales, de acuerdo a un estudio publicado en Frontiers in Psychology.

La DMT (dimetiltriptamina) es el principal ingrediente psicoactivo del ayahuasca, el mismo que es usado como un sacramento por poblaciones indígenas de la Amazonía. Las personas que lo toman a menudo describen un sentimiento que trasciende su cuerpo y los lleva a otra dimensión.

Un equipo de científicos del Imperial College London administró DMT por la vía intravenosa a 13 voluntarios y se les pidió llenar un cuestionario normalmente usado para evaluar experiencias cercanas a la muerte.  A los mismos voluntarios antes se les administró placebo por la vía intravenosa, y no se les indicó qué sesión realmente involucraba a la droga.


Comparación de resultados del ayahuasca con el placebo.
Frontiers of Psychology.

Tras la sesión, los 13 participantes que recibieron ayahuasca arrojaron resultados similares a los de una experiencia cercana a la muerte. En específico, sostuvieron haber sentido como si entraran a un “ambiente sobrenatural”, sintiendo una paz increíble o algo agradable, intensificando al mismo tiempo sentimientos de unidad con el universo. Al medir sus respuestas con la de 13 personas que tuvieron experiencias cercanas a la muerte, no hubo diferencias estadísticamente importantes entre ambos grupos.

El ayahuasca y la comprensión de la muerte

Al momento, se sabe poco de lo que ocurre con el cerebro cuando uno está cerca de morir. La similaridad subjetiva con la experiencia del ayahuasca sugiere que los psicodélicos podrían ayudar a comprender un poco más estos momentos, de acuerdo al equipo liderado por Christopher Timmerman, del Imperial College London,  del Reino Unido.

Las drogas psicodélicas como el DMT afectan el sistema de serotonina en el cerebro. Pese a que el estudio no midió la actividad cerebral, se pudo concluir que la sensación de dejar el cuerpo puede estar relacionada al fenómeno de la llamada muerte mística o extinción del ego. Escaneos cerebrales muestran que la red neuronal por defecto, un grupo de regiones enlazadas a nuestro sentido del yo, se vuelve menos cohesionada bajo el efecto de drogas psicodélicas, y esto explicaría por qué algunas personas sienten haber sobrevivido a la extinción del ego. Curiosamente, la DMT aparece en cantidades residuales de sangre y orina, pero no se ha encontrado una fuente de la molécula en el cuerpo.

Se dice que las experiencias cercanas a la muerte le dan a las personas diferentes miradas hacia a la vida, pueden ayudar en reducir el miedo a la muerte e incluso incrementar la preocupación por otros. La misma reacción correspondió a las experiencias psicodélicas y estudios en pacientes con cáncer mortal que ingirieron psilocibina. Finalmente, también se concluyó en un estudio reciente de científicos brasileños que el ayahuasca podría ayudar a personas con cuadros de depresión.

 

Daniel Meza

Esta entrevista ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.