Tus sábanas y toallas son una jungla de hongos y bacterias: cuándo lavarlas

PxHere

Por mucho que seas de los que no se van a la cama sin una ducha, más de un tercio de nuestra vida lo pasamos entre las sábanas, y esto los convierte en un florido parque botánico de bacterias y hongos. Sin embargo, según revela una encuesta de Women’s Health, antes de saber lo que se puede esconder en su lecho, hasta un 16% de los encuestados reconocía no lavarlas más de una vez al mes y, hasta un 32% no cambiaba nunca las almohadas.

Las personas dejan en su ropa de cama alrededor de unos 100 litros de sudor en la cama anualmente, según un estudio publicado en Allergy y esta humedad se convierte en lo que los científicos llaman un "medio de cultivo fúngico ideal".

Según contó el microbiólogo Philip Tierno de la Universidad de Nueva York (EE.UU.) a Bussines Insider, si se deja durante demasiado tiempo, la vida microscópica dentro de las arrugas y pliegues de nuestras sábanas puede incluso enfermarnos. Así que recomienda, para detener la marea invisible, cambiar (y lavar) las sábanas una vez a la semana. Pero si hay alguien enfermo, se duerme desnudo o las temperaturas son altas, la frecuencia debería ser mayor.

Y no se trata solo de la contaminación de tu propia cosecha: además de los hongos y las bacterias que provienen del sudor, la saliva, las células de la piel o excreciones vaginales y anales, también comparte su cama con microbios extraños. En el trabajo, que evaluaba el nivel de contaminación por hongos en las camas, los investigadores descubrieron que las almohadas de plumas y sintéticas de entre 1,5 y 20 años de edad pueden contener entre cuatro y 17 especies diferentes de hongos.

Estos incluyen la caspa de los animales, el polen, el suelo, la pelusa, los restos de ácaros del polvo o sus heces. Para Tierno, en una semana toda esta jungla se vuelve de dimensiones "considerables", provocando respuestas alérgicas incluso en personas que no tenían alergias.

En cuanto a las toallas, el lavado recomendado, "si logras secarlas por completo, no más de tres usos, ese es el máximo", señala Tierno, a Business Insider. Y las de mano, incluso con mayor frecuencia. Como contaba a Times Charles Gerba, microbiólogo de la Universidad de Arizona (EE.UU.), que encontró en una investigación que el 90% de las toallas de baño albergan bacterias coliformes (indicadores de la contaminación del agua y de los alimentos) y el 14% E. Coli, además de mantener las toallas lo más secas y ventiladas posible, deben lavarse cada dos días, sobre todo si hay niños pequeños en casa.

Y por último, la alfombrilla del baño también debería ser lavada frecuentemente, cada semana o cada quince días dependiendo del uso ya que suele quedarse húmeda depués de la ducha o el baño.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.