Los fumadores pasivos jóvenes están predestinados a sufrir de los pulmones

El tabaquismo pasivo aumenta riesgo de sufrir de los pulmones

Investigadores estadounidenses han descubierto que ser un fumador pasivo en la infancia aumenta significativamente las posibilidades de desarrollar una enfermedad pulmonar obstructiva crónica en la edad adulta. Más de 70.000 participantes también demostraron que aumenta el riesgo de muerte por todas las causas, según American Journal of Preventive Medicine.

Según un informe publicado en 2004 por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud, los fumadores pasivos son susceptibles a los mismos contenidos del humo del tabaco que los fumadores activos. Los niños que son susceptibles al tabaquismo pasivo por parte de sus padres tienen un alto riesgo de desarrollar enfermedades pulmonares, asma, problemas de audición e incluso el síndrome de muerte súbita infantil.

Ser fumador pasivo a una edad temprana puede afectar negativamente la salud de una persona también en la edad adulta. Hasta ahora, sin embargo, no ha habido datos sistemáticos sobre cómo el tabaquismo pasivo durante un largo tiempo en la infancia afecta el desarrollo de diversas enfermedades.

Un grupo de científicos de la Sociedad Americana del Cáncer dirigido por Susan Gapstur decidió estudiarlo. Para ello, los investigadores recolectaron datos sobre 70.900 estadounidenses de más de 50 años de edad que nunca habían fumado. Los participantes también proporcionaron datos sobre la presencia de enfermedades pulmonares y del sistema cardiovascular, así como sobre el tabaquismo pasivo. Todos los datos recopilados se tuvieron en cuenta en el análisis como variables secundarias.

Para saber cómo el tabaquismo pasivo en la infancia afectó la salud de las personas en la edad adulta, los científicos reunieron información sobre cuántos años antes de la mayoría de edad, los participantes habían vivido en una casa con fumadores. Los científicos descubrieron que la exposición al humo durante la infancia no aumenta el riesgo de muerte por todas las causas, pero sí aumenta el riesgo de sufrir enfermedad pulmonar obstructiva crónica (una condición que se caracteriza por una limitación del flujo de aire en las vías respiratorias) en alrededor de 56%.

El tabaquismo pasivo durante la edad adulta es mucho más peligroso: estar en compañía de fumadores más de 10 horas a la semana está asociado con un mayor riesgo de muerte por todas las causas y por cardiopatía isquémica, infarto de miocardio y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Los autores del trabajo, una vez más, enfatizan la importancia de limitar el tabaquismo pasivo. A pesar de que la mayoría de los padres busca aislar a los niños de sus propios malos hábitos, los hallazgos sugieren que estos todavía están expuestos a los efectos negativos de la exposición al humo del tabaco.
 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.