Este aparentemente inofensivo pecesito se come sus huevos porque quiere mejores bebes

Momento en que el Rhabdoblennius nitidus ingresa al nido.

¿Ves al pequeño pez de la foto? Es un Rhabdoblennius nitidus macho. Los de su especie, de la familia de los blénidos, se distribuyen por toda la costa oeste del océano Pacífico, desde el norte de Japón hasta la península de Malasia, al sur, incluyendo las Filipinas. Habita entre los cero y dos metros de profundidad y mide máximo 8 centímetros. Aunque te parezca difícil de aceptar, los machos de esta curiosa especie se comen a sus bebes si es que no creen que vale la pena darles un mejor destino. Los detalles de este hallazgo se publicaron en Current Biology.

El blénido en mención, en definitiva, tiene un estilo de paternidad curioso. Luego de que las hembras dejan sus huevos, estos quedan a cargo de los machos hasta su nacimiento.  El arreglo usualmente funciona muy bien. Pero si la madre deja un número pequeño de huevos, menos de mil o alrededor, el macho se los come en lugar de cuidarlos.

¿Qué?

Hasta el momento, se creía que este comportamiento se debía a que el valor nutricional de comer el número reducido de huevos superaba a los beneficios de proteger solo algunos bebes. Pero Yukio Matsumoto de la Universidad de Nagasaki, en Japón, y sus colegas, hallaron que la motivación era aparearse nuevamente y lo más rápido posible para tener una mayor y más saludable camada.

Se demostró que el ciclo de apareamiento del referido pez es controlado por la presencia o ausencia de huevos. Cuando los huevos se dejan en los nidos, sus niveles de testosterona caen y no se pueden aparear, quizás porque biológicamente está condicionados para criar. Por el contrario, cuando los bebes salen de los huevos y dejan el nido una semana después, los niveles de testosterona de los machos se disparan y estos pueden cortejar a las hembras de nuevo.


Momento de quiebre en que el padre puede optar por comerse la camada (línea roja) o criarla (línea azul).
Current Biology

Sin bebes se dispara la testosterona

El hallazgo explica por qué los machos a veces escupen los huevos fuera del nido, además de comérselos. De acuerdo a Matsumoto, esto indica que los machos se comen los huevos principalmente para deshacerse de ellos y no para fines nutricionales. Esto también explica por qué los machos bien alimentados comen sus huevos con el mismo empeño que los hambrientos.

El Rhabdoblennius nitidus es la primera especie conocida en la que los machos comen sus huevos para regular sus ciclos de apareamiento, aunque el canibalismo de sus propios bebes es un fenómeno observado en otras especies.

Los escarabajos enterradores, hembra y macho, comen a sus hijos cuando tienen demasiados qué alimentar, y algunos machos se comen a los hijos cuando están inseguros de ser sus padres.

Daniel Meza
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.