Tirar al desagüe las lentes de contacto puede ser peligroso para la vida acuática

Las lentes de contacto recuperadas de los lodos cloacales tratados pueden dañar el medio ambiente. / Charles Rolsky

Deshacerse de las lentillas desechables tirándolas por el desagüe aumenta la contaminación microplástica en los cursos de agua. Estas lentes terminan en plantas de tratamiento de aguas residuales y, a la larga, podría suponer un riesgo para la vida acuática, según un equipo de investigadores del Centro de Ingeniería de Salud Ambiental del Instituto de Biodiseño en la Universidad Estatal de Arizona (ASU, EE.UU.). Los científicos han presentado sus resultados en el 256º Encuentro Nacional y Exposición de la American Chemical Society (ACS). ACS.

Solo en Estados Unidos, el quipo estima que aproximadamente 45 millones de personas usan lentes de contacto. "Comenzamos a buscar en el mercado de EE. UU. Y realizamos una encuesta a usuarios de lentes de contacto. Descubrimos que del 15% al 20% de los usuarios de lentes de contacto arrojan las lentes en el lavabo o el inodoro", cuenta Charlie Rolsky, doctorando en ASU. Esto significa que entre seis y 10 toneladas métricas de lentes de plástico terminan en aguas residuales solo en los Estados Unidos cada año. Los contactos tienden a ser más densos que el agua, lo que significa que se hunden, y esto podría representar una amenaza para la vida acuática, especialmente los comederos inferiores que pueden ingerir los contactos, indica Rolf Halden.

Analizar qué sucede con estos lentes es un desafío por varias razones, explican los autores en un comunicado: "En primer lugar, las lentes de contacto son transparentes, lo que las hace difíciles de observar en el complicado entorno de una planta de tratamiento de aguas residuales. Además, los plásticos utilizados son diferentes de otros residuos plásticos, como el polipropileno, que se puede encontrar en todo, desde baterías de automóviles hasta textiles. Por lo general, estas se fabrican con una combinación de poli (metacrilato de metilo), siliconas y fluoropolímeros para crear un material más suave que permite que el oxígeno pase a través del lente hacia el ojo. Por lo tanto, no está claro cómo el tratamiento de aguas residuales afecta a los contactos". 

Los microbios en las instalaciones de tratamiento de aguas residuales alteran la superficie de las lentes de contacto, debilitando los enlaces en los polímeros plásticos. "Cuando el plástico pierde algo de su resistencia estructural, se descompone físicamente. Esto conduce a partículas de plástico más pequeñas que finalmente conducirían a la formación de microplásticos", aseguan. Los organismos acuáticos pueden confundir los microplásticos con los alimentos y, dado que estos no son digeribles, poner en riesgo el sistema digestivo de los animales marinos, que son parte de una larga cadena alimenticia. Algunos encuentran su camino hacia el suministro de alimentos humanos, lo que podría conducir a exposiciones humanas no deseadas a contaminantes plásticos y contaminantes que se adhieren a las superficies de los plásticos.

Al llamar la atención sobre esta investigación única en su tipo, el equipo espera que la industria tome nota y, como mínimo, se traduzca en la colocación de una etiqueta en el empaque que describa cómo desecharlas correctamente, que es colocándolas junto con otros desechos sólidos. "En última instancia, esperamos que los fabricantes realicen más investigaciones sobre cómo las lentes afectan la vida acuática y con qué velocidad se degradan en un entorno marino", concluye Halden. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.