Los lémures se frotan el ano y los genitales con milpiés por esta inteligente razón

Pixnio 

A los lémures de frente roja de Madagascar de la vida real no les gustara “mover el bote” como a sus representaciones de ficción, pero sí parece agradarles una extraña actividad: untarse los genitales y el ano con milpiés. Aunque, puede sonar un poco desconcertante, de acuerdo a una investigación publicada en la revista Primates, podría tratarse de una estrategia de salud.

El estudio, que estuvo liderado por Louise Peckre del Centro Alemán de Primates en el Instituto Leibniz, sugiere que los lémures mastican a los milpiés con el fin de tratar y prevenir afecciones como la picazón o la pérdida de peso que son causadas por parásitos que podrían vivir dentro y alrededor de sus entrañas.

Una particular costumbre 

Los lémures, junto con otros primates como los monos araña, tienen la costumbre de frotar objetos, sustancias o materiales extraños sobre partes de sus cuerpos. Los expertos se refieren a acciones como la auto-unción, y creen que lo hacen como una forma de comunicación, para eliminar sustancias tóxicas antes de la ingestión, o como una forma de automedicarse.

Peckre y sus colegas observaron cinco grupos de lémures de frente roja (Eulemur rufifrons) en el bosque Kirindy en la isla africana de Madagascar y notaron que seis animales en los grupos masticaban milpiés. Estos milpiés habían emergido unas horas después de la primera lluvia fuerte de la temporada.

La masticación produjo grandes cantidades de una sustancia color naranja que los investigadores supusieron era una mezcla de la saliva de los primates y los restos de los milpiés. Los animales luego frotaron el área alrededor de sus genitales, anos y colas con los milpiés. Además, observaron que algunos de los milpiés fueron tragados después de haberlos masticado.

"La auto-unción combinada con la ingesta de secreciones de milpiés puede ser una forma de automedicación de los lémures de frente roja", dice a Science Daily Peckre, quien cree que los lémures comen los milpiés específicamente porque secretan benzoquinona, una sustancia que también repele a los mosquitos.

Medicación contra los parásitos

La auto-unción podría ayudar a los lémures a limpiarse de los nematodos Oxyuridae, unos parásitos que a menudo se encuentran en su sistema gástrico e intestinos y que se sabe causan irritación alrededor del área del ano. Estar infestado con estos gusanos y sus huevos a menudo hace que la piel de un animal se enrojezca y genere comezón

"Sorprendentemente, durante las observaciones de frotamiento de pieles, notamos la presencia de áreas calvas en la parte inferior de la espalda de muchos animales, que se conocen como manchas de asiento y es probable que se deba a roces repetidos", explica Peckre. "Estas áreas pueden indicar la presencia de infecciones por Oxyuridae en la población en ese momento", añaden.

Los investigadores creen que los lémures usan los milpiés no solo para tratar la infección, sino también para prevenirla. A Peckre y su equipo les gustaría ver más investigaciones que comparen las especies de primates que se sabe ungen su cuerpo sin ingerir los milpiés con aquellas especies que también ingieren los milpiés.

Ellos esperan que los primates que están más expuestos a los parásitos digestivos sean más propensos a comer los milpiés aplastados. Se sabe que varias especies de aves y mamíferos se frotan con milpiés e incluso se los comen, debido a que la mayoría secreta una variedad de productos químicos sedantes, repelentes, irritantes y tóxicos con el fin de defenderse de los depredadores.

A pesar de vivir en una región que no había sido intervenida por los humanos hasta hace poco y de ser particularmente lindos, los lémures son una de las especies que se encuentran en peligro de extinción.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.