ESA lanza un satélite que monitorea los vientos oceánicos, factores principales del clima

Agencia Espacial Europea, ESA / YouTube

Uno de los principales factores que afectan el clima es el viento. Por ello, la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó el satélite ADM-Aeolus, diseñado para monitorear los vientos en la estratosfera. La recopilación de datos precisos sobre la velocidad del viento a una altitud de hasta 30 kilómetros mejoraría la calidad de los pronósticos meteorológicos. El lanzamiento fue transmitido en el sitio web de la agencia.

Asimismo, también es uno de los principales problemas que impiden el desarrollo de pronósticos meteorológicos a mediano y largo plazo. El problema consiste en que medir la velocidad y la dirección del viento en la estratosfera es mucho más difícil que a una altitud baja. Para ello, se utilizan estaciones terrestres equipadas con radar, lidar y otros instrumentos para medir las características del viento. Además, se pueden obtener datos lanzando globos estratosféricos con equipos científicos. Sin embargo, las estaciones terrestres están restringidas a un área específica y no son adecuadas para el monitoreo constante de los vientos sobre los océanos, que contribuyen en gran medida a la formación del clima, y ​​los sensores estratosféricos no permiten que los datos se recopilen regularmente.

El satélite ADM-Aeolus está diseñado para llenar la cantidad de datos faltantes sobre los vientos en la mitad inferior de la estratosfera, hasta 30 kilómetros. Para recopilar datos, el satélite está equipado con un lidar de ALADIN. En este dispositivo, se instala un láser que emite pulsos ultravioleta con una longitud de onda de 355 nanómetros. Al pasar a través de la atmósfera, la radiación se dispersa en las moléculas de aire, así como en las gotas de agua y las partículas de polvo.

El lidar puede recopilar datos sobre el viento gracias a que durante la dispersión, la luz devuelta al detector tiene una longitud de onda alterada que depende de la velocidad de la partícula sobre la que se ha dispersado la radiación inicial. Dado que el telescopio del lidar se ubicará en un ángulo con respecto a la superficie de la Tierra y perpendicular a la dirección del vector de velocidad del satélite, ALADIN podrá determinar no solo la velocidad sino también la dirección del viento.

Esquema de medición de las características del viento. /SA/ATG medialab

El 23 de agosto, el cohete Vega con un satélite fue lanzado desde el cosmódromo de Kourou en la Guayana Francesa. El satélite operará en una órbita sincrónica solar del tipo amanecer-ocaso, en la cual volará constantemente a lo largo de la línea entre el lado iluminado y el oscuro del planeta a una altitud de 320 kilómetros. Una órbita de satélite alrededor de la Tierra durará una hora y media, y su ciclo orbital es de 7 días; precisamente con este intervalo el satélite recogerá datos sobre la atmósfera en el mismo terreno. Se supone que los datos del satélite ayudarán a mejorar los modelos meteorológicos, y sobre todo esto debería reflejarse en los pronósticos a mediano plazo.

En julio, la Agencia Espacial Europea realizó una prueba de fuego del motor P120C de combustible sólido, que se utilizará como acelerador lateral del cohete transportador pesado Ariane 6 y de la primera etapa del cohete ligero Vega-C. Si se aprueba el programa de prueba, el cohete Vega-C podrá realizar su primer vuelo en 2019 con este motor.

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.