Consumir marihuana hace a tu cerebro tres años más viejo

George et al. / Journal of Alzheimer’s Disease, 2018

Al analizar el flujo sanguíneo en el cerebro, se puede determinar no solo la edad de una persona, sino también la presencia de trastornos mentales y enfermedades neurodegenerativas. Esto fue descubierto por científicos estadounidenses que realizaron el estudio más grande hasta la fecha de imágenes del suministro de sangre al cerebro de más de 30.000 personas de entre 9 meses y 105 años. Los investigadores también identificaron factores que afectan el envejecimiento cerebral prematuro: el trastorno bipolar, la esquizofrenia, el abuso de alcohol y el cannabis se encuentran entre ellos. El uso de la marihuana, por ejemplo, en promedio envejeció el cerebro en 2,8 años, según un estudio publicado en el Journal of Alzheimer's Disease.

El cerebro tiene una plasticidad increíble y cambia no solo bajo la influencia de la experiencia sino también con la edad. En general, el proceso de neurodesarrollo y neurodegeneración tiene lugar a una edad temprana (caracterizado por la pérdida de neuronas durante el establecimiento de nuevos lazos fuertes) y en la vejez (que se refleja en la pérdida de muchas funciones). Sin embargo, hace un año, los científicos han demostrado que la difusión de la materia blanca puede ser un marcador eficaz del envejecimiento cerebral: sus cambios se observan a lo largo de la vida, y no solo en la infancia y la vejez.

Con la edad, otro posible marcador de cambios de las funciones neuronales es el suministro de sangre al cerebro. Hace más de 30 años, un estudio de 27 personas de entre 19 y 76 años mostró que los trastornos del suministro de sangre se observan en muchas partes de la corteza cerebral, incluidos los lóbulos frontales y la corteza occipitovascular, con la edad. Sin embargo, no se había llevado a cabo ningún estudio a gran escala para mostrar la relación entre los cambios en el suministro de sangre al cerebro y la edad del individuo.

Los científicos bajo el liderazgo de Noble George de la Universidad Johns Hopkins (EE.UU.), decidieron resolver este problema. Para ello recolectaron y analizaron las imágenes obtenidas durante la tomografía computarizada de emisión monofotónica (SPECT) de 31.227 personas de 9 meses a 105 años. SPECT es un tipo de tomografía computarizada que permite la visualización tridimensional del flujo sanguíneo en el cerebro a través del uso de marcadores de radioisótopos.

Así, lograron rastrear el patrón de cambios en el suministro de sangre al cerebro en el curso de la vida: el flujo sanguíneo aumenta gradualmente desde la primera infancia hasta la adolescencia, y luego hay una ligera disminución. Luego, el aumento en el flujo sanguíneo y su contención en un cierto nivel continúan hasta la edad de sesenta años. En los ancianos, se observan aumentos y disminuciones en la fuerza del flujo sanguíneo. Además, consiguieron predecir con gran precisión la edad de una persona sana al analizar su flujo sanguíneo. Por ejemplo, la edad real promedio de los participantes fue de 31,5 años en los hombres y 38,2 años en las mujeres. Según las diferencias de edad en el suministro de sangre al cerebro, la edad promedio predicha por los científicos fue de 31.9 y 37.79 años, respectivamente.

Asimismo, entre las personas con enfermedades mentales y neurológicas, hubo diferencias significativas en la edad real y la predicha por la imagen cerebral. El cerebro de los pacientes con demencia era 4 años más joven que la edad real, y una persona que abusaba del consumo de cannabis: mayor en 2,8 años. También entre los factores de riesgo para el envejecimiento prematuro del cerebro se encuentran el abuso del alcohol (0,6 años), la esquizofrenia (4 años) y el trastorno bipolar (1,6 años). Además, entre la población sana, el cerebro de los hombres era 0.4 años mayor que la edad real.

Los autores, por lo tanto, lograron demostrar que la visualización de los cambios en el suministro de sangre al cerebro puede ser no solo un marcador biológico importante del envejecimiento del organismo, sino también de la influencia de diversas enfermedades en este proceso. Curiosamente, la demencia no ha causado el envejecimiento prematuro del cerebro: en el futuro, este hecho puede ayudar en el estudio de la enfermedad de Alzheimer y relaciión con la edad de una persona.

El año pasado, un estudio del Instituto en Salud Mental de Montreal (Canadá) demostró que el consumo sostenido de cannabis se asocia con un aumento en el comportamiento violento en los jóvenes después del alta hospitalaria psiquiátrica.

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.