¿Comer siempre con vino? No existe una dosis segura de alcohol, según un nuevo estudio

Pexels

La idea de que una o dos copas de vino al día pueden ser beneficiosas para la salud “es solo un mito”, afirma Emmanuela Gakidou, del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (EE.UU.), que ha liderado un estudio que evalúa los resultados y patrones de salud relacionados con el alcohol a nivel mundial y concluye que no hay un nivel seguro de consumo de alcohol.

El trabajo, publicado en The Lancet, muestra que en 2016, casi 3 millones de muertes en todo el mundo se atribuyeron al consumo de alcohol, incluido el 12% de las muertes en hombres de entre 15 y 49 años. Los investigadores han analizado datos de entre 1990 y 2016 para 195 países y territorios sobre la prevalencia del consumo actual de alcohol y de abstención, la relación entre el consumo de alcohol entre los consumidores actuales y las muertes o la mala salud general atribuible al alcohol para 23 resultados de salud, como enfermedades y lesiones transmisibles y no transmisibles. "Los riesgos para la salud asociados con el alcohol son masivos. Nuestros hallazgos son consistentes con otras investigaciones recientes, que encontraron correlaciones claras y convincentes entre beber y la muerte prematura, el cáncer y los problemas cardiovasculares. El consumo de cero alcohol minimiza el riesgo general de pérdida de salud", indica Gakidou.

El estudio, que forma parte de la memoria anual de Carga Global de Enfermedades (GBD), utilizó 694 fuentes de datos sobre el consumo de alcohol a nivel individual y de la población, junto con 592 estudios prospectivos y retrospectivos sobre el riesgo del consumo de alcohol. Los 23 resultados de salud que evalúa incluyen enfermedades cardiovasculares, cánceres y otras enfermedades no transmisibles como cirrosis, diabetes, epilepsia, pancreatitis y trastornos por consumo de alcohol o lesiones voluntarias e involuntarias. El resutad no distingue entre cerveza, vino y licor debido a la falta de evidencia al estimar la carga de la enfermedad. Los patrones de consumo de alcohol varían ampliamente según el país y el sexo, el consumo promedio por bebedero y la carga atribuible a la enfermedad. A nivel mundial, más de 2 mil millones de personas eran bebedores actuales en 2016; de los que el 63% eran hombres.

El consumo promedio se refiere a una bebida estándar, definida en el estudio como 10 gramos de alcohol puro, consumido por una persona diariamente, aproximadamente el equivalente de un vaso pequeño de vino tinto (100 ml o 3.4 onzas líquidas) con 13 grados de alcohol, una lata o botella de cerveza o un chupito de whisky. Las bebidas estándar son diferentes según el país, mientras que en Reino Unido, es de 8 gramos de alcohol, en Australia, EE. UU. Y Japón es de 10 gramos, 14 gramos y 20 gramos, respectivamente.

Los extremos: Oriente Medio y el Báltico

En 2016, ocho de los 10 principales países con tasas de mortalidad más bajas atribuibles al consumo de alcohol entre las personas de 15 a 49 años se encontraban en Oriente Medio: Kuwait, Irán, Palestina, Libia, Arabia Saudita, Yemen, Jordania y Siria. Los otros dos fueron Maldivas y Singapur. Mientras que siete de los 10 principales países con tasas de mortalidad más altas pertenecían a las regiones del Báltico, Europa del Este o Asia Central, específicamente Rusia, Ucrania, Lituania, Bielorrusia, Mongolia, Letonia y Kazajstán. Los otros tres fueron Lesotho, Burundi y la República Centroafricana.

"Con la mayor base de evidencia recolectada hasta la fecha, nuestro estudio hace que la relación entre la salud y el alcohol sea clara: el consumo de bebidas alcohólicas causa una pérdida sustancial de salud, en innumerables formas, en todo el mundo. Existe una necesidad apremiante y urgente de revisar las políticas para alentar la disminución de los niveles de consumo de alcohol o abstenerse por completo", concluyen los investigadores.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.