Las ballenas beluga y los narvales también tienen la menopausia

PxHere

Las ballenas beluga y los narvales también pasan por la menopausia, lo que eleva el número total de especies conocidas que experimentan este proceso a cinco: humanos, belugas, narvales, orcas y calderones de aletas cortas. Esto se desprende de un nuevo estudio, realizado por las universidades de Exeter y York (Reino Unido) y el Centro de Investigación de Ballenas (EE.UU.), sugiere que la menopausia ha evolucionado independientemente en tres especies de ballenas y puede haber evolucionado en un ancestro común de belugas y narvales. 

"Para que la menopausia tenga sentido en términos evolutivos, una especie necesita una razón para dejar de reproducirse y una razón para vivir después", explica Sam Ellis, de la Universidad de Exeter y principal autor del trabajo, publicado en Scientific Reports. La existencia de la menopausia en las ballenas asesinas ha sido documentada durante más de cuatro décadas en las orcas. "La razón para detener la reproducción se produce porque tanto crías masculinas como femeninas se quedan con sus madres de por vida, de modo que a medida que una hembra envejece, su grupo contiene más y más hijos y nietos. Esta creciente relación significa que, si sigue teniendo hijos, compiten con sus propios descendientes directos por recursos como la comida", añade. 

Tal información sobre la vida de belugas y narvales no está disponible, pero el estudio utilizó datos sobre ballenas muertas de 16 especies y encontró ovarios inactivos en belugas y narval más viejas. Con base en los hallazgos, los investigadores predicen que estas especies tienen estructuras sociales que, como ocurre con las ballenas asesinas, significan que las hembras se encuentran viviendo entre más y más parientes cercanos a medida que envejecen.

La investigación sobre humanos ancestrales sugiere que este fue también el caso de nuestros antepasados. Esto, combinado con los beneficios de la "ayuda a largo plazo", donde las mujeres mayores benefician al grupo social pero no se reproducen, puede explicar por qué ha evolucionado la menopausia. Para el coautor Darren Croft, "es difícil estudiar el comportamiento humano en el mundo moderno porque está muy alejado de las condiciones en que vivieron nuestros antepasados".

Aunque los individuos de muchas especies pueden no reproducirse tarde en la vida, los investigadores buscaron evidencia de una "estrategia evolucionada" en la que las mujeres tuvieron una vida útil posproducción significativa.

Para muchas mujeres, la libido aumenta después de la menopausia. El deseo sexual de las personas mayores puede verse reducido por enfermedades crónicas (como la diabetes y la enfermedad cardíaca), los efectos secundarios de los medicamentos (medicamentos antihipertensivos, por ejemplo) y la infelicidad y el aburrimiento matrimoniales. Por lo tanto, las disminuciones en el deseo sexual en la vejez a menudo se deben a eventos y circunstancias, no a los cambios físicos que se producen con la edad. Pero aunque los niveles hormonales cambian a medida que envejecemos, esto no necesariamente disminuye la libido.

Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.