OSIRIS-REx toma las primeras fotos del asteroide de carbono Bennu

Secuencia de imágenes del asteroide Bennu. / NASA / Goddard / Universidad de Arizona

La nave espacial OSIRIS-REx, que recientemente fue transferida a la etapa final del vuelo hacia el asteroide (101955) Bennu, tomó las primeras fotografías de este objeto. Según un comunicado de la Universidad de Arizona (EE.UU.), que dirige el proyecto Osiris-Rex, las primeras imágenes fueron tomadas el 17 de agosto de 2018, cuando la distancia desde la nave espacial al asteroide era alrededor de 2,3 millones de kilómetros.

Bennu pertenece al grupo Apolo y pertenece a los asteroides de carbono de la clase espectral B. El estudio de estos objetos permitirá tener una mejor idea de la formación y evolución del sistema solar. Se supone que los asteroides Bennu similares podrían ser "proveedores" de complejos compuestos orgánicos y agua para una Tierra joven.

Las imágenes del asteroide Bennu fueron tomadas con la cámara multifuncional de detección temprana Polycam, que también se usará para explorar la superficie de un objeto espacial desde una distancia corta. A una distancia de 2,3 millones de kilómetros, fue imposible capturar a Benn en detalle, por lo que en las imágenes, el asteroide se ve casi como una estrella lejana.

La estación interplanetaria automática OSIRIS-REx fue lanzada al espacio con el cohete portador Atlas V en septiembre de 2016. La nave alcanzará el asteroide Bennu en diciembre de 2018, y la misión total durará unos siete años.

El dispositivo tendrá que realizar una observación detallada del asteroide y tomar tierra de la superficie. En total, la parte científica de la misión durará dos años. En 2020, OSIRIS-REx comenzará su regreso a la Tierra y, en septiembre de 2023, lanzará una cápsula con muestras de suelo de Bennu, que aterrizará en el desierto de Utah, Estados Unidos.

Hace unas semanas, la nave espacial Hayabusa-2 obtuvo nuevas imágenes de la superficie del asteroide Ryugu desde una distancia menor a un kilómetro en el marco del programa sobre el estudio del campo gravitatorio de Ryugu. Esto es necesario para evaluar las propiedades del terreno a la hora de elegir un lugar de aterrizaje para el módulo de descenso, según el sitio web de la misión.

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.