La depresión y el trastorno bipolar se manifiestan de manera distinta en el cerebro

Max Pixel 

Científicos australianos han descubierto que el trastorno bipolar se puede distinguir de la depresión por la naturaleza de la actividad cerebral, incluso en la fase de remisión, es decir, en un momento en que el paciente no muestra síntomas de una u otra enfermedad.

Los investigadores analizaron imágenes cerebrales de pacientes con trastorno bipolar y pacientes con depresión obtenidas con resonancia magnética funcional, encontraron que en el primero, la actividad de la amígdala (así como sus conexiones con otras zonas) es generalmente es menor. Los resultados fueron publicados Biological Psychiatry: Cognitive Neuroscience and Neuroimaging.

Diferencias entre ambas condiciones

El trastorno bipolar se caracteriza por episodios de euforia exagerada, que se alternan con un estado depresivo. Ambos periodos duran mucho tiempo, pero la manía suele ser más corta y dura solo días o semanas, mientras que la depresión se prolonga durante meses. Por lo general, los pacientes piden ayuda cuando están en un período depresivo, y esto hace que el trastorno bipolar sea difícil de separar de la depresión clínica.

Los dos trastornos se pueden separar estudiando la actividad del cerebro, especialmente la amígdala. Sin embargo, en la mayoría de los estudios, se estudian las diferencias en la actividad de la amígdala en dos trastornos afectivos diferentes, principalmente durante un episodio depresivo. Por lo tanto, no está claro si la depresión y el trastorno bipolar se pueden dividir en ausencia de síntomas obvios.

El experimento

Por eso, científicos de la Universidad de Sydney, liderados por Mayuresh Korgaonkar, decidieron abordar este tema. Estudiaron a 73 personas: 23 pacientes con trastorno bipolar y 25 pacientes con trastorno depresivo en remisión, y 25 personas sanas en el grupo de control. Cada uno de ellos se sometió a un experimento de resonancia magnética funcional, durante el cual se controló la actividad del cerebro mientras observaban a personas expresar diferentes emociones.

Las expresiones emociones eran de amenaza, tristeza, alegría y neutral. Los incentivos (imágenes de caras) se mostraron de dos maneras diferentes: durante 500 milisegundos con pausas de 750 milisegundos y durante 10 milisegundos con pausas de 150 milisegundos, durante los cuales se mostró una cara neutra. En el primer caso, los científicos rastrearon la percepción consciente de las emociones, y en el segundo, el inconsciente.

Los científicos se centraron en la amígdala y su conexión funcional con otros sitios involucrados en el procesamiento de las emociones. Se observó que los participantes con trastorno bipolar en remisión tuvieron menos actividad en la parte izquierda de la amígdala cuando observaron los gestos de amenaza y la tristeza (consciente); y feliz (inconsciente).

También hubo una relación disminuida entre la amígdala y las ínsulas en los pacientes con trastorno bipolar; así como en el hipocampo al reconocer una expresión facial amenazante. Esta respuesta aumentó cuando se mostró un gesto de tristeza.

El estudio de la amígdala puede ser de ayuda  

La amígdala es un pequeño cuerpo en forma de almendra responsable del procesamiento bilateral de las emociones (principalmente negativas). La diferencia en su actividad durante el procesamiento de las emociones puede indicar la presencia de trastornos mentales: esto también confirmó que en este estudio el grupo control difería tanto de los pacientes deprimidos como de los pacientes con trastorno bipolar.

Los autores, por lo tanto, han demostrado que estudiar la actividad del cerebro durante el procesamiento de las emociones puede ayudar en el diagnóstico de trastornos afectivos sintomáticos similares y en remisión.

Aunque la forma en que ambas condiciones pueden presentarse de manera distinta en el cerebro, a nivel genético, los científicos creen que todas las enfermedades comparten una misma base genética.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.