Tres nuevos peces babosos encontrados en la oscura fosa marina de Perú y Chile

Tomografía computarizada de peces capturados
Trustees of the Natural History Museum, London and the Imaging and Analysis Centre, NHM

Zoólogos han descubierto tres nuevas especies de peces babosos que viven en la fosa de Perú-Chile a una profundidad de unos 7,5 kilómetros, según la Universidad de Newcastle, Reino Unido. Los científicos lograron atrapar a un ejemplar, y ahora lo estudian en laboratorio.

Los Liparidae, también conocidos como babosos, se encuentran en todos los océanos del planeta. Por lo general, tienen un cuerpo largo y gelatinoso que carece de escamas. La parte más dura de su cuerpo son los huesos en el oído interno, que es responsable de la capacidad de mantener el equilibrio y los dientes. Esta anatomía inusual de estos peces se debe a su hábitat. Viven en condiciones de bajas temperaturas y alta presión, donde la mayoría de las especies de peces conocidas no pueden existir.

El equipo de investigación, que comprende 40 expertos de 17 países, en el transcurso de la expedición en la fosa de Perú-Chile, en el Pacífico, encontraron tres nuevas especies de pez baboso que recibieron los nombres temporales de "babosa de mar púrpura, rosa, azul". Fueron grabados en video usando dos cámaras-trampa controladas remotamente que son capaces de operar a una profundidad de hasta 11 kilómetros. La inmersión demora hasta cuatro horas, luego el dispositivo graba de 12 a 24 horas, tras lo cual va a la superficie.


El clip publicado muestra cómo los peces comen activamente crustáceos, reunidos alrededor de un pez muerto, que se utilizó como cebo. Los científicos pudieron atrapar una babosa y llevarlo a la universidad para su estudio.

Recientemente, una investigación publicada en bioRxiv, ha demostrado que por primera vez un pequeño pez ha pasado la famosa prueba de autoconciencia. La prueba del espejo, es una forma para medir la capacidad de reconocerse a sí mismo de un animal. Esta prueba fue desarrollada en 1976 por Gordon Gallup y es un buen indicador para conocer la conciencia de una especie.

Hasta ese momento solo mamíferos (como chimpancés, elefantes, delfines y perros) y algunas aves (como cuervos y palomas) habían pasado la prueba.

 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.