El viaje turístico a la Luna de SpaceX es una inteligente y familiar estrategia de marketing

yusaku2020 / instagram 

La noche de ayer Elon Musk presentó al que sería el primer astronauta civil en, no solo ir al espacio profundo, sino en circunnavegar la Luna. El nombre del intrépido turista es Yusaku Maezawa, un empresario japonés que hizo su fortuna con negocios electrónicos  de moda.

Durante el anuncio, un Maezawa visiblemente emocionado dijo que había comprado el boleto a la Luna para “inspirar a la humanidad”. Además invitó a otros seis u ocho artistas para que se unan a él en su viaje. "A estos artistas se les pedirá que creen algo después de que regresen a la Tierra, y estas obras maestras inspirarán al soñador dentro de todos nosotros", dijo.

Una inteligente estrategia de marketing

Sin embargo, para el agudo ojo de los especialistas, la propuesta tendría también fines comerciales. Primero porque el dinero pagado por Maezawa por su aventura espacial ayudará a financiar parte de la construcción del supercohete BFR (Big Falcon Rocket – Gran Cohete Falcon), algo que NASA no estaba dispuesta a hacer.


Animación del Big Falcon Rocket
SpaceX
 

"Es una forma de financiar su ambición a más largo plazo", dice a New Scientist Todd Harrison en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, DC. "Si puede conseguir multimillonarios que quieran hacerlo por la emoción, le permite construir estas naves espaciales y probarlas para construir su visión de ir a Marte", añadió.

Así mismo, Elon Musk posicionaría a SpaceX como una marca de lujo, de la misma forma que lo son los cruceros en la Tierra. “El verdadero centro de ganancias para los diseñadores de moda no es la ropa con la que caminan en la pista”, explica Laura Grego en la Unión de Científicos Preocupados en Massachusetts. “[Ellos] crean una personalidad de marca de esa manera, y en lo que realmente hacen su dinero es en bolsos y perfumes”, añade.

Del Tesla Roadster al Model 3, de la Luna a Marte

Si esta estrategia suena conocida, es porque lo es. Esta no es la primera vez que Musk diseña una estrategia de marketing “de arriba hacia abajo”: los primeros autos Tesla, los Roadster, eran autos de lujo, cuyo precio bordeaba el millón de dólares. Con lo ganado y aprendido en esos primeros autos, Musk pudo fabricar los siguientes modelos a precios cada vez más bajos. Su meta a largo plazo fue, y es, cambiar la matriz energética y que el transporte abandone los hidrocarburos.


Los primeros Teslas, los Roadster, estaban destinados a un público muy afluente
Wikimedia Commons
 

Obviamente, como suele pasar con el excéntrico emprendedor, los plazos parecen ser demasiado optimistas. Ya en febrero de 2017, había anunciado que enviaría dos pasajeros alrededor de la luna en el cohete Falcon Heavy a finales de 2018, pero esos planes nunca llegaron a materializarse.

Pero llegar tarde es preferible a llegar mal, el más mínimo error en uno de los sistemas de un cohete espacial podría terminar en desastre. "Sería asombrosamente malo si algo saliera mal, no solo para SpaceX, sino también para la industria del turismo espacial, que está en su infancia", dice Harrison. "Asustaría a la gente, y si hay un accidente atraerá mucha más supervisión y regulación del gobierno", añade.

Por ahora, parece que el emprendedor sudafricano no es el único que piensa en negocios, el anuncio le ha generado una inmensa notoriedad a Yusaku Maezawa, que sin duda se verá reflejada en sus compañías.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.