Este niño robot que sangra y expresa dolor enseñará (y traumatizará) a los estudiantes de medicina

Gaumard Scientific

Un equipo de desarrolladores e ingenieros de la firma Gaumard Scientific (una fabricante de todo tipo de simuladores de atención médica) ha lanzado hace poco un robot que eleva la valla en lo que se refiere a entrenamiento médico. Se trata de HAL, un humanoide que luce como lo haría un paciente niño de cinco años y ofrece una serie de opciones de entrenamiento para los médicos nóveles. 

HAL no solo se parece a un niño, sino también se comporta como tal. Puede seguir un dedo con sus ojos, responder preguntas, llorar para que venga su madre por él experimentar o hasta experimentar un choque anfiláctico. Puede respirar más rápido o hasta orinar si está muy asustado. Sus ojos son interactivos y responden a las situaciones de diagnóstico, donde la incluso la pupila muestra dilatación ante la presencia de luz directa.

Alto realismo en un paciente

El infante robótico presenta un corazón y pulmones artificiales, los que emiten sonidos muy similares a los reales, así como sonidos intestinales, y hasta dedos que sangran ante cortes.

Está claro que ha sido construido de forma que permita a doctores y enfermeras en entrenamiento para realizarle a una infinidad de pruebas como presión sanguínea, chequear el pulso y monitorear su respiración. 

Los practicantes también pueden usar equipamiento médico para practicarle una electrocardiografía o medirle la frecuencia cardiaca o presión sanguínea o emplear herramientas como un bisturí o tubos de respiración para llevar a cabo procedimientos realistas.

Creadores temieron traumatizar a médicos

Gaumard tiene un largo historial en producir equipamiento médico. HAL es uno de los pocos robots que ofrece la compañía, e incluye a una robot madre que da a luz y a un bebe recién nacido que puede experimentar una serie de complicaciones de un recién nacido. Con HAL, la compañía ha elevado los entrenamientos hacia un nuevo umbral, ofreciendo a los estudiantes un nivel altísimo de interacción con un paciente robot antes de ser expuesto a pacientes reales.

Los representantes de Gaumard informaron que retrocedieron en la idea de hacer que los robots se vean “demasiado humanos”, dejando fuera pecas o cabello real. Temieron, según informaron, que un robot así sangre hasta la muerte o experimente paros cardiacos que pudiesen traumatizar a estudiantes principiantes de situaciones de emergencia. 

Los médicos está empleando cada vez más los robots para realizar tareas múltiples. Por ejemplo, en enero se practicó la primera cirugía robótica de tórax en el Hospital Regional de Alta Especialidad José María Morelos y Pavón de Zumpango, con la ayuda del robot, un sistema que se utiliza para múltiples procedimientos quirúrgicos y está controlado por un cirujano que opera desde una consola.

 

Daniel Meza
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.