Los hobbits de la vida real se habrían extinguido gracias a una erupción volcánica… y a nosotros

Flickr

En 2003 un grupo de arqueólogos descubrieron en la cueva de Liang Bua en la Isla de Flores (Indonesia), los restos óseos de un pequeño homínido nunca antes visto hasta la fecha. Al año siguiente se determinó que se trataba de una especie de humano llamada Homo florisiensis.

Los H floriensis eran pequeños, medían solo 1 metro de altura (de ahí el sobrenombre de “hobbit” por los personajes del Señor de los Anillos) y tenían cerebros tres veces menor al nuestro. Además, de acuerdo lo encontrado, los hobbits habían sobrevivido hasta hace tan solo 13,000 años, lo que sugiere que vivieron junto nosotros durante miles de años.

Misterio

Los motivos de su extinción siguen siendo un misterio. Sin embargo una nueva investigación publicada el Journal of Human Evolution, sugiere que estos pequeños humanos (junto con elefantes enanos y aves carnívoras) desaparecieron hace 50 000 debido a un conjunto de causas que incluyen la erupción de un volcán, un cambio climático y nuestra llegada a la isla.

La investigación, liderada por Thomas Sutikna de la Universidad de Wollongong (Australia) reevaluó la evidencia revelando como el ecosistema local estaba cambiando. Examinaron más de 300,000 restos de animales y 10,000 fragmentos de herramientas de piedra, encontrados en sedimentos depositados durante más de 190,000 años. "Este es un gran conjunto de datos", dice a New Scientist el miembro del equipo de investigación Matthew Tocheri de la Universidad de Lakehead en Ontario, Canadá.


Cueva de Liang Bua
Wikimedia Commons

Antes de hace 50,000 años, la Isla de Flores estaba dominada por elefantes enanos (Stegodon florensis insularis) del tamaño de una vaca grande, dos grandes aves carnívoras y por dragones de Komodo (Varanus komodoensis), el lagarto más grande del mundo. Todas estas especies aparecen por última vez en Liang Bua hace 50,000 años.

Los siguientes sedimentos fueron establecidos hace 46,000 años. "Ya no vemos esos animales grandes", dice Tocheri. "Se han ido todos", agrega. Actualmente, solo los dragones de Komodo sobreviven en la costa norte de Flores y en las islas cercanas. Los otros tres están extintos.  

Colapso

La pérdida de los elefantes puede haber desencadenado un colapso. "Una vez que Stegodon se va, claramente la cigüeña marabou y el buitre desaparecen de inmediato, porque no hay nada lo suficientemente grande como para que sobrevivan", dice Tocheri. Los dragones de Komodo se retiraron a la costa. "Pueden sobrevivir porque comen carroña marina", añade.

Además, los elefantes eran una importante fuente de alimento para los hobbits; así que una vez desaparecidos, nuestros primos lejanos comenzaron a sufrir por subsistir. Pero, ¿qué causó esa extinción? Los sedimentos revelan una gran erupción volcánica hace 50,000 años, la cual produjo un flujo piroclástico: una nube de gas caliente y rocas que barrieron el suelo.


Volcan Kelimutu, Flores, Indonesia
Flickr
 
Las erupciones interrumpen los ecosistemas en el sudeste de Asia, dice Hannah O'Regan de la Universidad de Nottingham, Reino Unido. "Hubo pérdidas anteriores en las que se va el Stegodon y luego obtienes una recolonización de diferentes [especies]", dice. Es posible, entonces, que los hobbits se extinguieran como una consecuencia indirecta de la erupción volcánica.

Pero Tocheri señala que Flores es una isla volcánica y los elefantes, y los hobbits, deberían haber sobrevivido a muchas erupciones. "En general, los ecosistemas se recuperan bastante rápido, en décadas", dice. Además, quizás el cambio climático fue otro factor determinante.

Pero llegamos nosotros

Pero la pista más grande proviene de las herramientas de piedra. Antes de hace 50,000 años, las herramientas estaban hechas principalmente de roca volcánica llamada toba silicificada, la cual  probablemente fue usada por los hobbits. Después de 50,000 años atrás, las herramientas estaban hechas principalmente de sílex, por lo que esto podría ser una evidencia de que habíamos llegado a la isla.

Nuestros antepasados pueden haber comenzado a cazar a los elefantes; a diferencia de los hobbits, que parecen haberlos secuestrado. "Los humanos modernos podrían fácilmente diezmar el Stegodon incluso dentro de una temporada", dice Tocheri.

Los humanos somos perfectamente capaces de causar una extinción masiva, dice John de Vos, del Centro de Biodiversidad Naturalis en Leiden, Países Bajos. Alguna vez vivieron elefantes pigmeos en las islas del Mediterráneo (que no tienen volcanes), pero se extinguieron cuando llegamos.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.