Marte pudo haber tenido condiciones para albergar esta curiosa forma de vida en el pasado

Pixabay 

¿Hubo vida en Marte? Por ahora no se sabe; pero lo que queda cada vez más claro es que el planeta rojo tuvo suficiente hidrógeno como para mantenerla durante cientos de millones de años. De acuerdo a una investigación publicada en el journal Earth and Planetary Science Letters, hace unos cuatro mil millones de años Marte tuvo las condiciones para que existan litótrofos, microorganismos que usan la energía de compuestos inorgánicos.

Los litótrofos (como algunas bacterias y arqueas) son de gran interés para los científicos, ya que amplían nuestra comprensión de las posibilidades de los seres vivos. Estos organismos a veces se adaptan a las condiciones más inusuales y extremas; por ejemplo, en la Antártida hay bacterias que pueden "respirar" hierro.

Los litotrofos se dividen en dos grandes grupos: los quimiolitotrofos, que utilizan la energía liberada en las reacciones de oxidación-reducción de los compuestos inorgánicos y los fitolitotrofos que utilizan energía lumínica.

Las condiciones en la superficie de Marte hoy son bastante severas (el planeta casi no tiene protección contra la radiación y una fuerte caída de temperatura), por lo que los autores del nuevo trabajo eligen concentrarse en los quimiolitotrofos usando hidrógeno para mantener la actividad vital.

El paralelo con nuestro planeta

En la Tierra, el hidrógeno se puede formar como resultado de la hidrólisis, la descomposición de las moléculas de agua bajo la influencia de la radiación. A pesar de que la superficie de Marte recibe una gran cantidad de radiación cósmica, no puede penetrar profundamente en las rocas. Sin embargo, la hidrólisis es capaz de llevarse a cabo con los elementos radiactivos del planeta: el potasio y el torio.

Un grupo de científicos dirigido por Jesse Tarnas de la Universidad Brown analizó el contenido del potasio y torio en la corteza marciana utilizando datos obtenidos por el espectrómetro gamma de la sonda Mars Odyssey de la NASA. Además, según los modelos modernos de la proporción de elementos en las rocas del planeta, los científicos calcularon el contenido de uranio.

La desintegración de estos tres elementos sirve como fuente de radiación, lo que desencadena la radiólisis del agua. Dado que los científicos conocen las vidas medias de los isótopos radiactivos de estos elementos, pudieron extrapolar datos modernos al periodo Noéico (3.7 a 4.1 mil millones de años atrás). En base a esto, el grupo de Tarnas calculó la cantidad de radiación en el antiguo Marte.

"Mostramos, en base a los cálculos básicos de física y química, que el antiguo subsuelo marciano probablemente tenía suficiente hidrógeno disuelto para alimentar una biosfera subsuperficial global", dijo Tarnas.

Además, los investigadores calcularon qué cantidad de agua subterránea debería contenerse en las entrañas del planeta. Hoy, numerosas evidencias indican que en el pasado había ríos y lagos en Marte, tanto en la superficie como debajo del suelo. Los científicos han utilizado medidas de la densidad de la corteza marciana para calcular aproximadamente la proporción de vacíos que podrían llenarse con agua: este valor era del 5% al 15%. Luego determinaron la cantidad de hidrógeno libre teniendo en cuenta los diferentes regímenes climáticos.

Marte pudo ser habitable para los liótrofos

Como resultado, el grupo de Tarnas llegó a la conclusión de que en la antigüedad las profundidades de Marte podían ser bastante adecuadas para el hábitat de organismos litotróficos. Según los científicos, podrían existir a una profundidad de 1.6-1.8 kilómetros. La concentración de hidrógeno libre en esta capa hace unos 4.000 millones de años correspondía a valores modernos en la Tierra (de 0 a 35 - 55 milimoles por litro). Tales valores podrían persistir durante varios cientos de millones de años, creen los autores.

Es importante señalar que los resultados de los autores no dicen que la vida en el antiguo Marte realmente existió. Además, los cálculos del grupo de Tarnas son relativos, ya que la historia geológica del Planeta Rojo aún no se comprende bien en la actualidad. Sin embargo, este estudio puede ayudar a futuras expediciones en busca de signos de la vida antigua o moderna.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.