El aire acondicionado y la calefacción con control inteligente limpian el aire sin despilfarrar energía

PxHere

Los sistemas de aire acondicionado y calefacción son imprescindibles para lidiar con los efectos del clima en determinados lugares o épocas de año, pero no tienen buena prensa como aliados del medioambiente. Sin embargo, ingenieros de la Universidad de Utah (EE.UU.) han estudiado los efectos de controlarlos en función de la calidad del aire interior de una casa y han descubierto que programar el aire acondicionado y el horno para que se enciendan y apaguen en función de la calidad del aire interior y la temperatura no desperdician mucha energía adicional, y mantienen el aire mucho más limpio.

Debido a las actividades habituales en el hogar, como cocinar, pasar la aspiradora y pasar la secadora de ropa, la calidad del aire dentro de una casa puede ser mucho peor que en el exterior en determinados momentos del día. La exposición constante a los contaminantes del aire interior puede provocar efectos a corto plazo en la salud, como irritación de los ojos, la nariz y la garganta, así como dolores de cabeza, mareos y fatiga, según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. La exposición a largo plazo también podría provocar enfermedades respiratorias o del corazón.

Los hallazgos se presentarán en la Conferencia IEEE / ACM sobre salud conectada: aplicaciones, sistemas y tecnologías de ingeniería en Washington DC, Estados Unidos. Los investigadores compraron una serie de sensores de contaminación del aire portátiles y los conectaron de forma inalámbrica a Raspberry Pis, computadoras pequeñas y baratas para aficionados. Con software especializado desarrollado por los ingenieros, las máquinas fueron programadas para encender automáticamente el sistema de aire acondicionado cada vez que las partículas en el aire alcanzaban cierto punto y apagaban el sistema cuando la materia particulada era inferior a cierta medida.

Para el estudio, se implementaron 12 sensores en cuatro hogares en 2017. En cada casa, dos de los sensores estaban dentro de las habitaciones, y uno se colocó afuera, debajo de un porche cubierto. Cada día, a partir de la medianoche, los hogares sintonizaron aleatoriamente los sensores en una de tres condiciones: "Normal", en la que los sistemas HVAC se activaban y desactivaban normalmente en función de la temperatura; "Siempre encendido", en el que el sistema de aire funcionó continuamente todo el día, y; "SmartAir", en el que el sistema enciende y apaga el ventilador HVAC en función de la medición de la contaminación en la casa, así como la configuración de temperatura del termostato.

En base a cinco meses de datos, el estudio reveló que operar con el ajuste "SmartAir" en el que se activaba y desactivaba en función de la temperatura y la calidad del aire limpiaba el aire casi tan bien como si el ventilador HVAC estuviera funcionando todo el día, pero utilizaba 58% menos de energía. Mientras tanto, cuando el sistema de calefacción y refrigeración funciona normalmente sin importar la calidad del aire, el aire era un 31% más sucio que con el ajuste "SmartAir". "Para alguien con asma, una exacerbación puede desencadenarse por la falta de aire en el hogar, especialmente en los niños. Este tipo de sistema de monitoreo podría permitirles vivir más cómodamente y con menos síntomas de asma y menos viajes a la sala de emergencias", dicen los investigadores. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.