Estos podrían ser los “hogares” del asteroide interestelar Oumuamua

ESO / M. Kornmesser 

Un equipo internacional de astrónomos ha identificado varios sistemas estelares que pueden ser el "hogar" del primer objeto interestelar conocido, Oumuamua, en visitar nuestro sistema solar. El artículo ha sido aceptado en The Astronomical Journal, pero la preimpresión puede encontrarse en el portal ArXiv.org.

El asteroide interestelar 'Oumuamua fue descubierto hace casi un año, el 18 de octubre de 2017 con la ayuda de la red Pan-STARRS de telescopios en Hawai. Inicialmente, se consideró un cometa interestelar, pero otras observaciones con el telescopio VLT en el Observatorio Europeo Austral mostraron que el era un asteroide. Posteriormente se le dio el nombre oficial de Oumuamua, que en hawaiano puede significar "explorador" o "mensajero lejano".

Caracteristicas 

El análisis de los datos mostró que el asteroide tiene una velocidad de unos 26 kilómetros por segundo en relación con el Sol y que llegó a nosotros desde un punto cercano al ápice solar en la constelación de Lyra. Además, el asteroide se mueve a lo largo de una trayectoria hiperbólica cerrada y pronto abandonará el sistema solar.

Así mismo, se supone que el asteroide puede tener una forma alargada y dimensiones de aproximadamente 200 a 20 metros, hace una revolución alrededor de su eje en 7.34 horas, y su densidad puede ser seis veces la densidad del agua.

Otras observaciones de Oumuamua mostraron que en el pasado, podría haber encontrado planetesimales cuando orbitaba alrededor de otra estrella, y que su superficie podía cubrirse con una gruesa capa rica en materia orgánica, formada por rayos cósmicos y galácticos.

Además, no hace mucho tiempo resultó que el objeto experimenta una aceleración adicional, que no puede explicarse ni por la gravedad del Sol ni por los planetas, ni por la influencia del viento solar. Por eso, los investigadores llegaron a la conclusión de que se debe a las emisiones de sustancias volátiles que se evaporan bajo la acción de la radiación solar, como ocurre con muchos cometas.

Cuatro posibles vecindarios 

Ahora, los astrónomos dirigidos por Coryn Bailer-Jones del Instituto Max Planck de Astronomía han intentado reconstruir la trayectoria del asteroide en el pasado y determinar aproximadamente el sistema estelar desde el cual podría provenir.

Los científicos partieron de la suposición de que el objeto podría haber sido expulsado del sistema durante su formación, en el curso de la interacción gravitacional con un planeta grande. En su trabajo, los investigadores utilizaron el catálogo de datos recientemente publicado del telescopio espacial Gaia DR2 Gaia, que contiene información sobre la ubicación y los parámetros de movimiento de 1.300 millones de estrellas, así como la base de datos SIMBAD.

El resultado fue cuatro estrellas enanas de diferentes clases espectrales (M, G y K), las cuales fueron: HIP 3757, por donde el objeto voló a una distancia mínima de 0,6 parsecs hace aproximadamente un millón de años; HD 292249, cuya distancia fue de 1.6 parsecs hace unos 3.8 millones de años, y dos estrellas poco conocidas a los que Oumuamua se acercó hace 1.1 y 6.3 millones de años.

Sin embargo, lo cierto es que los astrónomos aún no están del todo seguros y señalan que el trabajo todavía no se ha completado. Por eso se deben hacer muchos cálculos antes de encontrar el sistema estelar más adecuado.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.