Más de la mitad de las orcas, amenazadas por un contaminante prohibido hace 40 años

Universidad de Aarhus

Las orcas (Orcinus orca) forman el último eslabón de una cadena alimenticia larga y esto las convierete en receptoras de una gan cantidad de PCB (bifenilos policlorados), unos contaminantes químicos que, pese estar en el punto de mira desde hace 40 años, siguen siendo una amenaza mortal para algunos animales. Un nuevo estudio publicado en Science muestra que las concentraciones actuales de PCB pueden conducir a la desaparición de la mitad de las poblaciones mundiales de orcas de las áreas más contaminadas en un período de tan solo 30-50 años.

Los PCB se han utilizado en todo el mundo desde la década de 1930. Se produjeron y utilizaron más de un millón de toneladas de este producto en, entre otras cosas, componentes eléctricos y plásticos. Junto con el DDT y otros pesticidas orgánicos, los PCB se han extendido por los océanos mundiales. Durante las décadas de 1970 y 1980, se prohibieron en varios países y en 2004, a través del Convenio de Estocolmo, más de 90 países se comprometieron a eliminar y eliminar las grandes existencias.

Los valores encontrados en los tejidos de estos mamíferos son tan altos como 1300 miligramos por kilogramo en el tejido graso (grasa). Para no comprender lo grotesco de esta cifra, hay que saber que los animales con niveles de PCB del orden de 50 miligramos por kilo de tejido pueden mostrar signos de infertilidad e impactos graves en el sistema inmunitario. 

La orca es uno de los mamíferos más extendidos en la Tierra y se encuentra en todos los océanos del mundo de polo a polo. Pero hoy, solo las poblaciones que viven en las áreas menos contaminadas poseen una gran cantidad de individuos. Un equipo internacional de científicos liderados por la Universidad de Aarhus (Dinamarca) han documentado que el número de orcas está disminuyendo rápidamente en 10 de las 19 poblaciones investigadas y que la especie puede desaparecer por completo de varias áreas dentro de unas pocas décadas.

Las orcas están particularmente amenazadas en áreas muy contaminadas como las aguas cerca de Brasil, el Estrecho de Gibraltar y en todo el Reino Unido. Alrededor de las Islas Británicas, los investigadores estiman que la población restante cuenta menos de 10 ballenas asesinas. También a lo largo de la costa este de Groenlandia, las ballenas asesinas se ven afectadas debido al alto consumo de mamíferos marinos como las focas.

La sobrepesca y el ruido provocado por el hombre también pueden afectar la salud de los animales, pero los PCB en particular pueden tener un efecto dramático en la reproducción y el sistema inmune de las orcas.

Los PCB se acumulan en la cadena alimentaria

Transporte de PCB en las cadenas de alimentos. /Universidad de Aarhus

La dieta de las orcas incluye, entre otras cosas, focas y peces grandes como el atún y los tiburones, acumulan PCB y otros contaminantes importantes almacenados en los niveles sucesivos de la cadena alimentaria. Son estas poblaciones las que corren el mayor riesgo de desaparecer, mientras que las orcas que se alimentan principalmente de peces de pequeño tamaño como el arenque y la caballa tienen un contenido significativamente menor de PCB y, por lo tanto, tienen un menor riesgo de efectos.

Los PCB solo se descomponen lentamente en el medio ambiente. Además, los PCB se transmiten de la madre orca a su descendencia a través de la leche rica en grasa de la madre. Esto significa que las sustancias peligrosas permanecen en los cuerpos de los animales, en lugar de liberarse en el ambiente donde eventualmente se depositan o degradan.

“Más de la mitad de las poblaciones estudiadas de orcas en todo el mundo se ven gravemente afectadas por los PCB", concluye el líder de la investigación, Jean-Pierre Desforges.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.