Una infancia pobre empeora las capacidades cognitivas en la vejez

MaxPixel 

Científicos checos analizaron datos de más de 20.000 europeos y concluyeron que la vida por debajo de la línea de pobreza en la infancia puede afectar las funciones cognitivas en la vejez. Un artículo publicado en la revista Neurology, informa que las personas cuya infancia ha sido pobre, en su vejez recordaban menos palabras y no tenían un vocabulario tan rico. 

A menudo se estudia la relación entre el estado socioeconómico del niño y sus habilidades mentales en el futuro. Por un lado, la relación es bastante obvia: los niños de familias ricas y educadas tienen más privilegios y oportunidades para obtener educación. Por otro lado, en el desarrollo de las funciones del habla de los niños el impacto del estado socioeconómico es insignificante.

Los científicos bajo el liderazgo de Pavla Cermakova del Instituto Nacional Checo de Salud Mental, entrevistaron a 20.244 personas de 16 países europeos, cuya edad promedio en el momento de la encuesta fue de 71 años. La edad avanzada de los participantes les permitió a los científicos evaluar el impacto del estatus socioeconómico en la niñez sobre la tasa de deterioro cognitivo que acompaña al envejecimiento. Para ello los científicos realizaron entrevistas varias veces durante dos años. Del grupo de voluntarios, se excluyeron a las personas con enfermedades neurodegenerativas: la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

Las funciones cognitivas de los participantes fueron verificadas mediante pequeñas pruebas en su vocabulario y memoria. Como variables secundarias, los científicos también recolectaron datos sobre la educación de los participantes, su índice de masa corporal, consumo de alcohol y tabaco, disponibilidad de trabajo y pareja y síntomas de depresión.

También se pidió a los participantes que hablaran sobre su situación socioeconómica a la edad de diez años: resultó que 844 de los encuestados había tenido una infancia por debajo del umbral de la pobreza. Este grupo se caracterizó por indicadores más bajos en las pruebas cognitivas, así como un menor nivel de educación. Es interesante que el estado socioeconómico en la infancia no afectó la tasa de deterioro cognitivo de los participantes.

En una gran muestra de participantes, los científicos han podido demostrar que las condiciones de vida desfavorables en la infancia pueden tener graves consecuencias a largo plazo en el intelecto en el futuro. Es por eso que, como señalan los científicos, es necesario desarrollar y aplicar estrategias para proteger contra el deterioro cognitivo a una edad muy temprana.

Anteriomente, un equipo de científicos de universidades de los Estados Unidos, Canadá e Inglaterra comprobó  —en un estudio publicado por la revista Science— que ocupar un estatus bajo en la escala social tiene un íntima relación con un pobre sistema inmunológico, aumentando el riesgo de sufrir infecciones y enfermedades. No obstante, de acuerdo con el reciente trabajo, esta relación causal es reversible.
 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.