Visitantes de otras galaxias: estrellas que podrían llegar a la Vía Láctea desde el exterior

Movimiento de estrellas que entran en la Vía Láctea. /ESA

La Vía Láctea contiene más de cien mil millones de estrellas. La mayoría se encuentran en un disco con un centro denso y abultado, en el medio del cual hay un agujero negro supermasivo, mientras que el resto está distribuido en un halo esférico mucho más grande. Las estrellas dan vueltas alrededor de nuestra galaxia a cientos de kilómetros por segundo, y sus movimientos contienen una gran cantidad de información sobre su pasado. La clase de estrellas más rápida que puede encontrarse ahí se llama estrellas de hipervelocidad, que se cree que comienzan su vida cerca del centro galáctico para luego lanzarse hacia el borde de la Vía Láctea a través de interacciones con el agujero negro.

En abril, el topógrafo estelar de la ESA Gaia elaboró un catálogo sin precedentes de más de mil millones de estrellas, en el que han trabajado astrónomos de todo el mundo durante los últimos meses, escudriñando las propiedades y movimientos de las estrellas en nuestra galaxia y más allá con precisión nunca antes alcanzada. Durante este trabajo, un equipo de astrónomos que utilizan el último conjunto de datos de la misión Gaia de la ESA para buscar estrellas de alta velocidad que fueron expulsadas de la Vía Láctea se sorprendieron al encontrar estrellas dirigiéndose hacia adentro, quizás desde otra galaxia.

Vía Láctea. /ESA

Los científicos, algunos de la Universidad de Leiden (Holanda), se llevaron una gran sorpresa. De 1.300 millones de estrellas, Gaia midió las posiciones, los paralajes, un indicador de su distancia, y los movimientos 2D en el plano del cielo. En siete millones de las más brillantes, también midió la rapidez con la que se acercan o alejan de nosotros. "De los siete millones de estrellas Gaia con mediciones de velocidad 3D completas, encontramos veinte que podrían viajar lo suficientemente rápido como para escapar de la Vía Láctea", explica Elena Maria Rossi, una de las autoras del nuevo estudio.

Rossi y sus colegas, que ya habían descubierto un puñado de estrellas de hipervelocidad el año pasado en un estudio exploratorio basado en datos del primer lanzamiento de Gaia, quedaron gratamente sorprendidos, ya que esperaban encontrar como máximo una estrella que se escapa del Galaxy entre estos siete millones . Pero "en lugar de salirse del centro galáctico, la mayoría de las estrellas de alta velocidad que vimos parecen estar corriendo hacia él", agrega el coautor Tommaso Marchetti, que afirma que podría tratarse de “estrellas de otra galaxia, que se desplazan por la Vía Láctea".

La Gran Nube de Magallanes, posible origen 

Es posible que estos intrusos intergalácticos provengan de la Gran Nube de Magallanes, una galaxia relativamente pequeña que orbita la Vía Láctea, o pueden originarse desde una galaxia aún más lejana.

Gran Nube de Magallanes. /ESA

Si ese es el caso, llevan la huella de su sitio de origen, y estudiarlos a distancias mucho más cercanas que su galaxia madre podría proporcionar información sin precedentes sobre la naturaleza de las estrellas en otra galaxia. "Las estrellas se pueden acelerar a altas velocidades cuando interactúan con un agujero negro supermasivo, así que la presencia de estas estrellas podría ser un signo de tales agujeros negros en las galaxias cercanas. Pero las estrellas también pueden haber sido alguna vez parte de un sistema binario, lanzado hacia la Vía Láctea cuando su estrella compañera explotó como una supernova. De cualquier manera, estudiarlos podría decirnos más sobre este tipo de procesos en las galaxias cercanas , explica Rossi.

Una explicación alternativa es que las estrellas de esprint recién identificadas podrían ser nativas del halo de nuestra galaxia, acelerarse y empujarse hacia el interior a través de interacciones con una de las galaxias enanas que cayó hacia la Vía Láctea durante su historia de acumulación. Información adicional sobre la edad y la composición de las estrellas podría ayudar a los astrónomos a aclarar su origen. "Una estrella del halo de la Vía Láctea es probable que sea bastante antigua y esté hecha principalmente de hidrógeno, mientras que las estrellas de otras galaxias podrían contener muchos elementos más pesados. Mirar los colores de las estrellas nos dice más sobre de qué están hechas", concluye Marchetti.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.