La historia la escriben los vencedores: muchos patrones sólidos de la evolución podrían no ser reales

Pixabay

La diversidad de la vida a través del tiempo muestra algunos patrones llamativos. Por ejemplo, los animales aparecen en el registro fósil hace unos 550 millones de años, en un enorme estallido de diversificación llamado Explosión Cámbrica. Muchos grupos de organismos parecen originarse así, pero más adelante en su historia evolutiva, sus índices de diversificación y cambio morfológico parecen disminuir. Este tipo de patrones se puede ver tanto en el registro fósil como en las reconstrucciones de la diversidad pasada al observar las relaciones entre los organismos vivos, y han dado lugar a múltiples preguntas como: ¿Los organismos tienen más flexibilidad evolutiva cuando evolucionan por primera vez? O ¿los ecosistemas se llenan,a medida que evolucionan más especies, dando menos oportunidades para una mayor diversificación más adelante? En su nuevo artículo, publicado en Evolution, los expertos Graham Budd y Richard Mann argumentan que estos patrones pueden ser en gran parte ilusorios, y que esperaríamos verlos incluo si las tasas de cambio evolutivo se mantuvieran estables a través del tiempo.

Los biólogos y paleontólogos usan modelos estadísticos llamados "modelos de nacimiento y muerte" para estudiar el modo en que los eventos aleatorios de especiación y extinción dan lugar a patrones de diversidad. Así como uno puede tirar un dado cinco veces y obtener cinco seises o ninguno, los resultados de estos modelos aleatorios son muy variables. Estas fluctuaciones estadísticas son particularmente importantes en el origen de un grupo, cuando hay pocas especies. Resulta que los únicos grupos que sobreviven a este período inicial son aquellos que se diversifican rápidamente, todos los demás se extinguen. Como son exactamente esos grupos que continúan siendo los grandes grupos exitosos que vemos viviendo hoy, y que llenan la mayor parte del registro fósil, se deduce que es probable que muestren este patrón rápido de diversificación en su origen, pero solo porque son un subconjunto sesgado de todos los grupos. Más adelante en su historia, cuando tales grupos son diversos, las fluctuaciones estadísticas tienen mucho menos efecto y, por lo tanto, su tasa de evolución parece reducirse al promedio de fondo.

Como resultado, los patrones que descubrimos mediante el análisis de tales grupos no son características generales de la evolución como un todo, sino que representan un sesgo notable que emerge solo al estudiar grupos que ya sabemos que tuvieron éxito. Este sesgo, llamado "el empujón del pasado", de hecho se ha conocido teóricamente durante unos 25 años, pero se ha ignorado casi por completo, probablemente porque se suponía que era de un tamaño insignificante. Sin embargo, Budd y Mann muestran que el efecto es muy grande, y de hecho puede explicar gran parte de la variación que vemos en la diversidad pasada, especialmente cuando la combinamos con los efectos de las grandes "extinciones en masa" como la que mató fuera de los dinosaurios hace unos 66 millones de años. Debido a que los patrones resultantes son una característica inevitable del tipo de grupos disponibles para que estudiemos, se deduce que no podemos percibir ninguna causa particular de ellos: simplemente surgen de la fluctuación estadística, dicen los autores. 

El empujón del pasado es un ejemplo de un tipo de patrón mucho más general llamado "sesgo de supervivencia" que se puede ver en muchas otras áreas de la vida, por ejemplo en empresas de nueva creación y finanzas, y en el estudio de la historia. En todos estos casos, el fallo en reconocer el sesgo puede llevar a conclusiones altamente engañosas. Para Budd y Mann, la historia de la vida misma no es inmune a tales efectos, y que muchas explicaciones tradicionales de por qué la diversidad cambia a través del tiempo pueden necesitar ser reconsideradas, un punto de vista que seguramente resultará controvertido.

Todos los principales grupos de animales aparecen en el registro fósil por primera vez hace unos 540-500 millones de años. Sin embargo, otro trabajo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), sugiere que para la mayoría de animales no se trató de una explosión, sino de un proceso gradual. El nuevo análisis presenta un desafío a las dos principales hipótesis competitivas sobre la evolución animal temprana. Los Euarthropoda son el grupo de animales más grande de la Tierra y contiene insectos, crustáceos, arañas, trilobites y una gran diversidad de otras formas deanimales vivos y extintos. Comprenden más del 80% de las especies animales del planeta y son componentes clave de todos los ecosistemas de la Tierra desde hace más de 500 millones de años. Ahora, un análisis exhaustivo de este gran grupo, realizado por las universidades de Oxford (Reino Unido) y Lausana (Suiza), muestra que evolucionó gradualmente, una idea que desafía las principales teorías de la evolución animal temprana. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.