HRP-5P: el sorprendente robot obrero japonés que podría reemplazar la mano de obra humana

AIST

El constante avance de la tecnología hace que podamos ver con mayor frecuencia robots en distintas áreas de nuestra vida cotidiana. Desde aquellos que pueden servirte un trago en el bar hasta los increíbles robots futuristas de Boston Dynamics. Sin embargo, desde ahora también los podrás ver en construcción gracias a HRP-5P, un nuevo y sorprendente robor obrero.

HRP-5P

El HRP-5P es un robot humanoide con brazos mecánicos e inteligencia artificial desarrollado por el del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Industrial Avanzada (AIST).Esta pieza de ingeniería puede realizar tareas básicas de construcción como la instalación de paneles de madera y yeso.

Realizar estas labores es posible gracias a que se apoya en sistemas de medición ambiental, detección de objetos y planificador de movimientos. Con ayuda de estos tres pilares el robot tiene la capacidad para agarrar un panel, transportarlo e instalarlo sin ayuda de terceros.

"Al utilizar HRP-5P como una plataforma de desarrollo de la colaboración industria-academia, se espera que la investigación y el desarrollo para el uso práctico de robots humanoides en sitios de construcción y ensamblaje de estructuras grandes como aviones y barcos se aceleren", escriben los creadores.

Un posible reemplazo

Para los investigadores, este robot albañil de 182 centímetros de altura y 101 kilogramos nace como una opción bastante viable al tener en cuenta la reducción de la mano de obra en Japón causada por el envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad.

“Se espera que muchas industrias, como la industria de la construcción, caigan en graves carencias manuales en el futuro, y es urgente resolver este problema mediante la tecnología de robots”, escriben.

Recientemente, ingenieros de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) presentaron un robot que puede limpiar la cabeza de la lechuga sacando las hojas exteriores. El robot está equipado con un sistema de visión por computadora que analiza el vegetal, y con una pequeña mano con boquilla que separa las hojas una a una sin destruir la lechuga. Y como nota curiosa, un pequeño cubo de Rubik alborotó YouTube al demostrar con gran habilidad cómo se resolvía a sí mismo.

 

Adrian Díaz

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma:www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.