DARPA podría estar desarrollando un arma biológica según científicos franceses y alemanes

Liz West / Flickr

El programa de modificación genética de plantas de la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA) de Estados Unidos puede ser usado para desarrollar un nuevo tipo de armas biológicas peligrosas, según describen científicos alemanes y franceses en un artículo de Science.

En noviembre de 2016, DARPA anunció el lanzamiento del programa Insect Allies por un monto total de 27 millones de dólares estadounidenses: el programa incluye el desarrollo y prueba de transmisión de virus a plantas utilizando insectos para su modificación genética directamente en los campos. En el verano de 2017, la agencia cerró el primer contrato de cuatro años para este programa. En los experimentos se utilizaron tomates y maíz, y como insectos: cigarras, moscas blancas y pulgones.

DARPA está posicionando un programa de edición de genes en el medio ambiente, por ejemplo, utilizando la tecnología CRISPR para ayudar a los agricultores a combatir sequías, heladas, plagas, enfermedades de las plantas y otros problemas agrícolas típicos.

Investigación podría violar la Convención de Armas Biológicas 

Richard Reeves de la Sociedad Max Planck para el Instituto de Biología Evolutiva y sus colegas creen que estas tecnologías no serán particularmente útiles para los productores agrícolas estadounidenses, y su implementación enfrentará barreras insuperables sobre las que DARPA no dice nada. "El programa puede verse como un esfuerzo por desarrollar agentes biológicos para acciones hostiles, lo que violaría la Convención de Armas Biológicas", escriben los científicos.

En particular, a los autores del artículo les extraña que ni DARPA ni los desarrolladores de las nuevas tecnologías dicen nada sobre el hecho de que hasta ahora no existe un mercado nacional ni internacional para las plantas modificadas genéticamente por ese método, porque en ningún país, incluido Estados Unidos, existe ninguna regulación que permita su creación y circulación.

Además, señalan que el principal argumento para el uso de insectos como medio de transmisión de virus -la inaccesibilidad a las herramientas de rociado en algunas granjas- es insostenible en el caso de los agricultores estadounidenses para los que supuestamente se está ejecutando el programa. “Es razonable, en este caso, preguntar: ¿por qué se necesitan los insectos?”, dice el artículo. 
 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.