¿Quieres saber como es el interior del huracán María? Esta es la primera visualización 360º de datos de la tormenta

NASA/JAXA

Dos días antes de que el huracán María devastara Puerto Rico en 2017, cuando todavía era un huracán de categoría 1, el satélite Global Precipitation Measurement Core Observatory de la NASA/JAXA capturó una vista tridimensional de la tormenta. Las imágenes, que dan lugar a un impresionante vídeo 3-D, revelan los procesos dentro del huracán que alimentarían la intensificación de la tormenta hasta alcanzar una categoría 5 en menos de 24 horas. Se trata de la primera visualización de datos en 360 grados, capaz de llevar al espectador dentro del huracán.

 

El satélite, especializado en medir la precipitación, tiene un radar avanzado que mide tanto el agua líquida como la congelada. Los puntos de colores brillantes muestran áreas de lluvia, donde el verde y el amarillo muestran tasas bajas y el rojo y el púrpura muestran tasas altas. En la parte superior del huracán, donde las temperaturas son más frías, los puntos azules y púrpuras muestran una precipitación ligera y fuerte congelada. A medida que avanza la visualización, los puntos se transforman en números, que son los milímetros observados de precipitación que caen en una hora. Las tasas en esta tormenta varían de menos de 0.5 mm/hora a más de 150 mm/hora. La visualización transforma estas tasas de precipitación en elipsoides para mostrar tasas de precipitación más altas (ancho, rojo o púrpura) o más bajas (esféricas, verde o amarilla) y tasas de nevadas (colores púrpura a azul).

Además de las tasas de lluvia y nieve, el satélite también puede medir el tamaño de las pequeñas partículas de precipitación y la forma en que se distribuyen a lo largo de la tormenta. Hacia el final de la visualización, las gotas grandes se representan en azul oscuro y las gotas pequeñas en azul claro y blanco. Observar el tamaño de las gotas y las tasas de lluvia proporciona una parte clave de la ecuación para comprender la intensidad de los huracanes. Factores como la temperatura, la humedad, la velocidad del viento y las nubes influyen en el tamaño de las partículas de precipitación, que a su vez afecta la cantidad de lluvia que cae y cómo crece una tormenta. Estas mediciones satelitales avanzadas son críticas para mejorar los pronósticos de cómo estas tormentas poderosas pueden intensificarse y adónde pueden llegar, afirman los investigadores.

María, un huracán descrito como "extremadamente peligroso", tocaba suelo puertorriqueño en eptiembre del año pasad con vientos sostenidos de hasta 250 km / h, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) de los EE.UU, y bastaron 27 horas para que pasara de tormenta tropical a huracán grado 5. El combustible necesario para ello consiste en aguas calientes, vientos ligeros, intensa húmedas y ventiscas ascendentes. Este escenario  jugó a favor de que la pared del ojo de María se compactara y crecieraa al máximo nivel a tan solo 15 horas de la previsión del NHC. Pese a ser más pequeña que Irma, María logró movilizar vientos con fuerza de huracán a casi 100 km a su alrededor (mientras que Irma hizo lo propio en 130 km la redonda).

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.