Las epidemias de gripe duran más en ciudades grandes y pobladas

Pixabay

La temporada 2017/18 de gripe del invierno en Estados Unidos fue particularmente larga y grave, y puso en jaque al sistema sanitario del país. Buscando pronosticar cómo se propaga y evoluciona este virus, un equipo de científicos de la Universidad de Oregon (EE.UU.), ha encontrado que estas epidemias tienden a durar más en las ciudades más pobladas y mejor comunicadas, incluso si las condiciones climáticas no son las adecuadas para su propagación.

Los hallazgos, publicados en Science, “implican un cambio en la forma de pensar sobre el control de infecciones y suponen un paso importante para predecir mejor las las tendencias de brotes de gripe, con millones de afectados y decenas de muertes cada año en el mundo”, escriben sus autores.

El tamaño y la forma de las epidemias de gripe estacional, se explicaban hasta ahora por distintos factores que incluían la inmunidad, el hacinamiento social o las condiciones climáticas cambiantes; pero para predecir con mayor precisión los brotes de gripe, los investigadores se han fijado en una serie de procesos, desde la urbanización hasta el clima. Así, analizaron los datos semanales de incidencia de gripe , representados por datos de pacientes estadounidenses que visitaban consultorios médicos con enfermedades similares a la gripe entre 2002 y 2008, de más de 600 regiones de Estados Unidos con diferentes estructuras, incluidos los patrones de transporte.

La gripe se extiende con más facilidad, aseguran, en los centros urbanos superpoblados con mejores redes de transporte, durante los meses de invierno, incluso cuando el clima no es el más apropiado para la transmisión de la gripe, al principio y final de la temporada. Sin embargo, en poblaciones más pequeñas los casos de gripe se concentran con mayor frecuencia en un breve período durante la temporada alta, aunque estos podían ser más graves.

Otro factor analizado por los científicos de Oregón fue la humedad específica: a medida que disminuye, las gotas de humedad que las personas infectadas con gripe tosen permanecen más tiempo viables en el aire (fuera de su huésped). Los modelos revelaron la forma en que los patrones de humedad locales en las regiones clave contribuyeron a las diferencias en los patrones de gripe, y las epidemias fueron más intensas en las ciudades con mayores cambios de humedad.

"Todo el mundo está en riesgo de contraer la gripe", dijo a CNN Sandra Ford, directora de salud del distrito y directora ejecutiva de la Junta de Salud del Condado de DeKalb en Georgia (EE.UU.): “Con cambios en la población y el clima, todos deberían vacunarse contra la gripe”. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan la vacunación para todas las personas mayores de 6 meses.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.