Gracias al pequeño dinosaurio Andrew podemos comprender el estilo de vida de los diplodocus

Representación artísticas del diplodocus Andrew.
Andrey Atuchin

Los paleontólogos han descrito el cráneo de un joven diplodocus, que fue descubierto en 2010 en EEUU. Como se describe en Scientific Reports, los científicos apodaron al dinosaurio Andrew y descubrieron que, en comparación con los adultos, tenía un hocico corto y estrecho y dientes espatulados, lo que permitía al joven diplodocus diversificar su dieta y alimentarse en el bosque y no en espacios abiertos.

Los diplodocus son un género de los dinosaurios saurópodos, y vivieron en el planeta al final del período Jurásico, hace unos 146-156 millones de años. Presumiblemente, tenían 32 metros de largo y podían pesar 12 toneladas. Los diplodocus eran herbívoros, pero, según diversas estimaciones, se alimentaban principalmente pasto o añadían hojas, ramas y corteza de árbol a su dieta. Estirando su cuello, estos animales alcanzaban los cuatro metros de altura. Posiblemente, podían pararse sobre sus patas traseras y al mismo tiempo apoyarse en la cola, y de esa forma arrancaban el follaje de árboles de 11 metros.

El descubrimiento de Andrew 

Hace unos años, los paleontólogos describieron el cráneo de un joven diplodocus, que, en comparación con los adultos, tenía un hocico más corto, más estrecho y redondeado. Entonces, los autores sugirieron que esto podría deberse al hecho de que la dieta de los adultos y los jóvenes era diferente.

En un nuevo estudio, paleontólogos canadienses, estadounidenses y alemanes, dirigidos por Cary Woodruff, describieron otro cráneo de un joven diplodocus desconocido, que fue hallado en 2010 en Montana, en el noroeste de EEUU. Los científicos estiman que la longitud del cráneo era de unos 24 centímetros. Al igual que el diplodocus joven descrito anteriormente, el dinosaurio, que los investigadores llamaron Andrew, tenía un hocico corto y estrecho. También tenía dientes espatulados y, en comparación con los diplodocus adultos, una fila alargada de dientes.


Reconstrucción de la apariencia del diplodocus joven y adulto
Andrey Atuchin

Los autores del estudio sugirieron que, a juzgar por la estructura de los dientes, la dieta de los dinosaurios jóvenes era más diversa que la de los adultos. Al parecer, comían tanto fibras vegetales gruesas como hierba y hojas. Según los científicos, un hocico estrecho y corto sugiere que los diplodocus jóvenes vivían y comían principalmente en el bosque, posiblemente así se refugiaban de los depredadores, mientras que los adultos preferían los espacios abiertos.

En junio, paleontólogos del Museo del Desierto (Mude, México) descubrieron una nueva especie de dinosaurio, el Acantholipan gonzalezi, perteneciente al género nodosaurio. Según el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), los restos fósiles encontrados indican que es completamente diferente a cualquier otra especie registrada y que vivió durante 84 millones de años en las costas ubicadas al noroeste del estado de Coahuila durante el periodo Cretácico.
 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org".

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.