Exitoso experimento con ratones nos acerca a que parejas del mismo sexo puedan tener hijos

Pexels 

Un equipo de científicos en China ha logrado crear crías de ratones aparentemente sanos de dos ratones de un mismo sexo (hembras). Los investigadores también generaron descendencia de dos ratones machos, pero todas esas crías murieron poco después de nacer.

Los resultados han sido publicados en la revista Cell Stem Cell y demuestran que aunque cada vez estamos más cerca de que dos hombres o dos mujeres puedan tener sus propios hijos biológicos, la nueva técnica aún enfrenta serios obstáculos en caso quiera intentarse en humanos.

"Nunca es demasiado enfatizar los riesgos y la importancia de la seguridad, antes de que se involucre cualquier experimento humano", dice Wei Li en la Academia de Ciencias de China en Beijing. "Pero creemos que nuestro trabajo lo toma más cerca", añade.

Lucha genética

El mayor obstáculo para crear bebés a partir de padres del mismo sexo es un fenómeno llamado impronta genética. En los mamíferos, ciertos genes se desactivan en el genoma del esperma, al agregar marcadores epigenéticos al ADN. Estos marcadores no cambian la secuencia de ADN subyacente, pero aseguran que el gen no se exprese. Diferentes genes se desactivan en los óvulos.

Lamentablemente, la impronta hace que si de alguna manera se combinan los genomas de dos hembras, o dos machos, en un óvulo y éste comienza a desarrollarse, el embrión resultante morirá. Pero en 2004, un equipo en Japón logró crear el primer mamífero con dos madres. Lo lograron eliminando un fragmento de ADN en uno de los genomas para imitar el efecto de la impronta, pero de 500 intentos solo dos ratones sobrevivieron hasta la edad adulta.

En esta ocasión, el equipo de Li ha mejorado enormemente la tasa de éxito al eliminar tres bits de ADN para imitar mejor la impronta. De 200 intentos de crear un ratón con dos madres, los científicos tuvieron éxito 27 veces. Estos ratones crecieron normalmente, mientras que aquellos con menos deleciones fueron anormalmente pequeños.

De manera paralela, Li y sus colegas también crearon 12 ratones de padres machos (de un total de 500 intentos). Sin embargo, tuvieron que eliminar 7 fragmentos de ADN y ninguna de las crías sobrevivió hasta la edad adulta.

Aunque sorprendente, esta no es la primera vez que se logran tener ratones de padres machos. En 2010, un equipo utilizó un truco genético para hacer que las células de ratones machos se desarrollaran dentro de ratones hembras. Las hembras con ovarios derivados de las células masculinas se aparearon con machos normales. Por obvias razones éticas esta técnica no podría aplicarse en humanos.

Los riesgos de aplicarlos en humanos

Por otro lado, los ratones de Li revelan más sobre qué genes son cruciales para el desarrollo normal. Sin embargo, no está claro si los resultados se aplican a otros mamíferos como los humanos; el equipo probará intentando crear monos con dos madres. Y antes de que podamos pensar en tratar de crear bebés humanos con padres del mismo sexo, necesitaríamos una forma de imitar las improntas sin recurrir a modificaciones genéticas. Porque las eliminaciones tendrían efectos perjudiciales en las generaciones posteriores.

Esto podría lograrse con la edición de genes CRISPR; y varios grupos, incluido el de Li, están intentando agregar o eliminar marcadores epigenéticos sin cambiar la secuencia de ADN subyacente. "Lo intentamos pero todavía no sabemos la respuesta", comenta la investigadora.

Sin embargo, aunque funcionase aún quedan preguntas sobre qué tan seguro es el método. "Las improntas defectuosas sí dan lugar a enfermedades humanas", dice a New Scientist Azim Surani, de la Universidad de Cambridge, quien descubrió el fenómeno de la impronta en 1984. Cualquier manipulación podría tener serias consecuencias, advierte.

El mismo caso de los ratones de Li puede servir de ejemplo. Aunque los ratones parecen sanos, el haber eliminado solo tres fragmentos de ADN hace que puedan tener problemas más sutiles que solo con el tiempo se podrán notar.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.