Donald Trump admite el cambio climático pero no que el ser humano tenga la culpa

Flickr

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, una de las voces más escandalosas del negacionismo del cambio climático, ahora, en una entrevista concedida a la CBS, ha admitido su existencia. Sin embargo, considera que se trata de un proceso reversible y pone en duda que el causante del calentamiento global sea el ser humano.

"No sabe si eso hubiera sucedido con o sin el hombre", responde ante la pregunta que realiza la periodista sobre las consecuencias del calentamiento global como el proceso del deshielo en Groenlandia. Aunque sí concede que que "algo está sucediendo" o "cambiando", pero pronostica que "volverá a cambiar" y niega que la mano del ser humano tenga algo que ver en esta modificación del clima. "No estoy negando el cambio climático", declaraba. 

Además, el gobernante no parece creerse as evidencias, y afirma que los actuales fenómenos meteorológicos no son más intensos en la actualidad que en el pasado. "Dicen que tuvimos huracanes mucho peores que los que hemos tenido con 'Michael", asegura el presidente, sin fuentes que lo avalen: ante le pregunta de quién afirma lo que ha dicho, él responde "la gente lo dice", y reta a la periodista a nombrarle a los científicos que sostengan lo contrario.

Pero Michael sí ha sido una de las tormentas más violentas de la historia: con vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora, tocó tierra el 10 de octubre como un huracán de categoría 4. Hasta el momento, 18 personas han muerto en el sureste de Estados Unidos a su paso. 

El negacionismo de Trump se evidenció en el nombramiento del actual director de la NASA, James Bridenstine, que tampoco cree en el cambio climático, pese al elevado consenso científico que tiene esta teoría. Esto es importante porque, pese a que la institución tiene la vista puesta en el cosmos, realiza una importante labor de observación de la Tierra, con especial énfasis en el calentamiento global. Ecologistas de una la ONG finlandesa Melting Ice han creado el Proyecto Trumpmore, que pretende encargar una escultura de hielo de más de 35 metros de la cara de Donald Trump en la región ártica para demostrar que, pese a lo que piense en presidente de los Estados Unidos, el cambio climático existe. El objetivo es que el mundo vea como el rostro de Trump se derrite y demostrar el problema, ya que, como señala el presidente de la ONG, Nicolás Prieto, "las personas solo creen algo cuando lo ven con sus propios ojos". 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.