Una ciudad en China lanzará su propia “luna artificial” para decirle adiós al alumbrado público

Photo by chuttersnap on Unsplash

La luna refleja la luz del sol y ha estado ahí arriba iluminando las noches desde antes que algún ser humano pudiera ser consciente de ello. Sin embargo, para Chengdu, una ciudad al suroeste de China, esto no es suficiente. Por este motivo, planean construir su propia “luna artificial” con el fin de obtener noches más iluminadas y evitar gastar en electricidad.

Ocho veces más brillante

Según Wu Chunfeng, presidente de Chengdu Aerospace Science and Technology Microelectronics System Research Institute, el satélite en cuestión está diseñado para complementar la luz de la luna en la noche. Eso sí, el brillo de esta “luna artificial” será ocho veces mayor que el de la luna real. Esto iluminará la ciudad lo suficiente como para que puedan prescindir del alumbrado público.

Este satélite lleva desarrollándose por varios años y, si todo va bien, podría estar lanzarse al espacio para el 2020.

Además, de acuerdo a People.cn, la “luna artificial” podrá iluminar un área con un diámetro de 10 a 80 kilómetros. Además, el error podrá ser controlable en un margen de unas pocas docenas de metros. A parte de esto, no existe mayor información al respecto.

Flora y fauna

Uno de los riesgos más latentes con respecto a este proyecto es que las luces reflejadas desde el espacio podrían alterar la manera en que ciertos animales o plantas desenvuelven sus vidas nocturnas. Una exposición continua a la luz podría afectar el adecuado desarrollo de la flora y fauna de esta ciudad.

Para poner paños fríos sobre esta situación, Kang Weimin, director del Instituto de Óptica de la Escuela Aeroespacial del Harbin Institute of Technology, explicó que la luz de este satélite será similar a un ligero resplandor de atardecer y no debería afectar la rutina de ningún animal.

En los últimos años el desarrollo tecnológico chino se ha tomado bastante en serio. Hace unos meses probaron con éxito un cohete hipersónico que podría algún día ser capaz de disparar misiles nucleares alrededor del planeta hasta seis veces la velocidad del sonido. Y como señal de poder, hace poco construyeron la planta solar flotante más grande del mundo y probaron el avión de transporte sin piloto más grande del mundo (también).

 

Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma:www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.