La viagra del Himalaya, un hongo más valioso que el oro, amenazada por el cambio climático

Wikimedia Commons

El hongo Yarchagumba, conocido como Viagra del Himalaya y con el nombre científico de Ophiocordyceps sinensis, es un producto muy esquivo y apreciado en Asia, donde es considerado un medicamento prodigioso. Adquirirlo ha llevado a la muerte por enfrentamientos a muchas personas de China y Nepal a lo largo de la historia. Ahora, este raro hongo está además amenazado por el cambio climático, según un equipo de científicos de la Universidad de Stanford (EE.UU.).

Sus beneficios no tienen evidencia científica, pero quienes creen en sus propiedades lo hierven en agua para preparar té o agregarlo a sopas y guisos, porque creen que cura todo, desde la impotencia hasta el cáncer. Es "uno de los productos biológicos más valiosos del mundo, y constituye una fuente de ingresos crucial para cientos de miles de recolectores", según un nuevo estudio, publicado en PNAS, que afirma que la producción de este hongo está disminuyendo, no solo por la sobreexplotación, sino también por el calentamiento global.

En las últimas décadas, el hongo sha ganado popularidad y los precios se han disparado, llegando a triplicar el precio del oro en Beijing, según los investigadores, que entrevistaron a alrededor de cuatro docenas de recolectores, recolectores y comerciantes y examinaron la literatura científica publicada anteriormente, incluidas entrevistas con más de 800 personas en Nepal, Bután, India y China, para comprender su aparente declinación.

PNAS

También analizaron los patrones climáticos, los factores geográficos y las condiciones ambientales para crear un mapa de la producción de Yarchagumba en la región, llegando a la conclusión de que la sobreexplotación por sí misma no explica su desaparición: también influyen los patrones climáticos cambiantes. El hallazgo "es importante porque llama la atención sobre cómo las especies de gran valor, como este hongo, son susceptibles no solo a la sobreexplotación, como suele ser el enfoque, sino también al cambio climático", dijo a AFP la autora principal del estudio, Kelly Hopping. "Esto significa que incluso si las personas comienzan a reducir la cantidad que cosechan, es probable que la producción continúe disminuyendo como resultado del cambio climático en curso", apunta. 

Condiciones muy especiales

Este hongo, con forma de cono, solo se encuentra a unos 3.000 metros de altura y se forma cuando el hongo parásito se aloja en una oruga, matándolo lentamente. Para crecer, necesita un clima específico con temperaturas invernales por debajo del punto de congelación pero donde el suelo no está permanentemente congelado. Dado que las temperaturas invernales se han calentado significativamente desde 1979 hasta 2013 en gran parte de su rango, y especialmente en Bután, es probable que sus poblaciones se hayan visto afectadas negativamente.

La tendencia al calentamiento ha afectado particularmente a Bután, ya que las temperaturas promedio en invierno "aumentaron en 3,5-4 grados centígrados en la mayor parte de su hábitat", agregó el estudio. Esto supone un problema para los recolectores que venden el hongo para sobrevivir. "Esa disponibilidad decreciente de este hongo será devastadora para las economías locales, y que estas comunidades necesitan otras opciones de medios de vida viables", concluyen los autores. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.