Se estrella un avión de Lion Air con 188 ocupantes en Indonesia: estas son las causas más probables del accidente

Avión de Lion Air. /Wikipedia

Las autoridades de Indonesia confirmaron hoy que un avión de la compañía local de bajo coste Lion Air se estrelló a los pocos minutos de despegar en el mar de Java, con 188 ocupantes a bordo, 181 pasajeros y siete tripulantes. La aeronave, un Boeing 737 con identificativo JT 610 y unas 800 horas de vuelo, desapareció de los radares 13 minutos después de despegar del aeropuerto de Yakarta a las 6.20 hora local (23.20 GMT del domingo) con destino a Pangkal Pinang. 

Los servicios de rescate ya han localizado y sacado del mar los primeros cadáveres. Los cuerpos se han hallado a unos 8 kilómetros al este de la península de Tanjung Karawang, lugar donde el avión accidentado desapareció de los radares. El jefe de las operaciones de Emergencia de Indonesia, Agus Hariono, ha indicado que por el momento no se han encontrado supervivientes.

Un portavoz de la aerolínea de bajo coste confirmó a CNN Indonesia que había perdido contacto con el vuelo JT 610 de Lion Air, el lunes por la mañana, hora local. Por ahora no se conocen las causas del accidente, aunque parece poco probable que el clima haya tenido que ver. Aunque había tormentas eléctricas en el área en general, no había ninguna tormenta en el lugar donde aparentemente el avión desapareció del radar, de acuerdo con la meteoróloga de CNN, Haley Brink.

La noticia de cualquier terrible accidente aéreo plantea al instante preguntas sobre la seguridad de las aeronaves. O incluso la sospecha del terroorismo. Lo único que sabemos, es que hay causas de accidentes más comunes que otras. Estas son las cinco más frecuentes según contó en The Conversation Simon Ashley Bennett, director de la Unidad de Seguridad Civil y Seguridad (CSSU), Universidad de Leicester (Reino Unido). 

1. Error del piloto

A medida que las aeronaves se han vuelto más confiables, la proporción de accidentes causados ​​por un error del piloto ha aumentado y ahora se sitúa en alrededor del 50%, explica Bennet. D"ebido a que los pilotos se involucran activamente con la aeronave en cada etapa de un vuelo, existen numerosas oportunidades para que esto salga mal, desde la falla en la programación correcta de la computadora vital de gestión de vuelo (FMC) hasta el cálculo incorrecto del aumento de combustible requerido". Por otro lado, cuando el resto de parámetros van mal, quien esta a los mandos es ña última posibilidad para no acabar en un accidente catastrófico. 

2. Fallo mecánico

Aunque los motores son significativamente más confiables hoy en día que hace medio siglo, todavía sufren fallos catastróficos. Los errores en los equipos aún representan alrededor del 20% de las pérdidas de aeronaves. Incluso la introducción de nueva (y mejorada, en principio) tecnología, puede ser fuente de nuevos errores: según Benet, en la década de 1950, la introducción de un avión a reacción a alta presión y presurizado introdujo un peligro completamente nuevo: la fatiga del metal provocada por el ciclo de presurización del casco. Varios desastres de alto perfil causados ​​por este problema llevaron a la retirada del modelo de avión de Havilland Comet, pendiente de los cambios de diseño.

3. El clima

El mal tiempo representa alrededor del 10% de las pérdidas de aviones. A pesar de la gran cantidad de ayudas electrónicas, como las brújulas giroscópicas, la navegación por satélite y los enlaces ascendentes de datos meteorológicos, las aeronaves aún se encuentran en las tormentas, la nieve y la niebla. 

Uno de los incidentes de mal tiempo más notorios ocurrió en febrero de 1958 cuando un avión de pasajeros bimotor de British European Airways se estrelló cuando intentaba despegar del aeropuerto Munich-Riem. Muchos de los 23 muertos en el avión jugaban para el Manchester United Football Club. Los investigadores establecieron que la aeronave se había ralentizado hasta tal punto por aguanieve (conocida por los pilotos como "contaminación de la pista"), que no logró alcanzar la velocidad de despegue. Sorprendentemente, quizás, los rayos no son la amenaza que muchos pasajeros creen (o temen) que sea.

4. Un sabotaje

Alrededor del 10% de las pérdidas de aviones son causadas por sabotaje. Al igual que con los rayos, el riesgo que representa el sabotaje es mucho menor de lo que muchas personas parecen creer. Sin embargo, ha habido numerosos ataques espectaculares e impactantes de saboteadores. El secuestro en septiembre de 1970 de tres aviones de pasajeros a Dawsons Field en Jordania fue un momento decisivo en la historia de la aviación que provocó una revisión de la seguridad. Secuestrados por devotos del Frente Popular para la Liberación de Palestina, los tres aviones fueron volados a plena vista de la prensa mundial.

5. Otros errores humanos

Las pérdidas restantes se atribuyen a otros tipos de errores humanos, como los errores cometidos por los controladores de tránsito aéreo, despachadores, cargadores, abastecedores de combustible o ingenieros de mantenimiento. A veces se requiere que trabajen turnos largos, los ingenieros de mantenimiento pueden cometer errores potencialmente catastróficos.

En 1990, una explosión en el parabrisas de un vuelo de British Airways casi le costó la vida al capitán de la aeronave, cuenta el artículo de The Conversation. Según la Sucursal de Investigación de Accidentes Aéreos, casi todos los 90 pernos de seguridad del parabrisas "tenían un diámetro más pequeño que el especificado". En lugar de atribuir la falta de coincidencia entre los pernos y los orificios avellanados a su selección de los pernos de tamaño incorrecto, el ingeniero de mantenimiento responsable de instalar el nuevo parabrisas culpó a los avellanadores de gran tamaño. El ingeniero no había estado durmiendo bien e hizo el trabajo de reemplazo del parabrisas durante el período en que el reloj de su cuerpo quería que durmiera, un momento en que el razonamiento y el juicio fallan fácilmente.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.