La sonda Parker, la más rápida de las naves espaciales, comienza su acercamiento al Sol

NASA/JHUAPL

La sonda solar Parker comenzó su primer acercamiento al Sol. El dispositivo pasará el perihelio el 5 de noviembre, a una distancia de unos 24 millones de kilómetros de la estrella, moviéndose a una velocidad de más de 343.000 kilómetros por hora, según el sitio web de la NASA, convirtiéndose en la más rápida de todas las naves espaciales lanzadas al espacio.

La sonda Parker ha sido desarrollada desde 2008. Lleva el nombre del astrónomo estadounidense Eugene Parker, quien en 1958 publicó un artículo que predijo la presencia de viento solar: una corriente de partículas cargadas de alta energía emitidas continuamente por el Sol. El dispositivo está diseñado para medir las principales características del viento solar y la atmósfera solar a lo largo de su trayectoria, el estudio de los campos electromagnéticos cerca del Sol y los procesos que ocurren en sus capas externas.

El lanzamiento de la sonda al espacio tuvo lugar el 13 de agosto de 2018, y un mes más tarde, transmitió los primeros datos a la Tierra de cada uno de sus cuatro instrumentos científicos y fotografió nuestro planeta. Según el plan, el proceso de acercamiento con la estrella durará siete años; con cada nueva órbita (24 en total), el dispositivo se acercará más a la estrella. El mayor acercamiento al Sol está programado para mediados de diciembre de 2024, cuando Parker estará a una distancia de aproximadamente 9-10 radios solares (unos seis millones de kilómetros) de la estrella. Ni una sola nave espacial ha estado tan cerca del Sol.

La posición de la sonda Parker el 1 de noviembre de 2018 y el esquema de las órbitas posteriores.

NASA/Johns Hopkins APL

El 31 de octubre de 2018, Parker comenzó su primer acercamiento  al Sol, el perihelio de la sonda pasará el 5 de noviembre, a una distancia de unos 24 millones de kilómetros de la estrella, moviéndose a una velocidad de más de 343.000 kilómetros por hora, y la primera fase de encuentro terminará el 11 de noviembre. La sonda se encontrará en condiciones extremas y para funcionar normalmente está equipada con un sistema de refrigeración y un escudo térmico que actúa como un paraguas bajo el cual se protegerán todos los instrumentos científicos. Además, muchos elementos estructurales e instrumentos científicos están hechos con materiales de alta temperatura. Durante el paso del perihelio, la sonda ejecutará el programa científico en un modo autónomo y transmitirá cuando se aleje del Sol.

 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

 

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.