El asteroide Bennu, distinguible por una roca en forma de verruga en superficie

Imágenes de la superficie de Bennu tomadas por la sonda OSIRIS-REx el 1 y 2 de noviembre. /NASA / Goddard / University of Arizona

La nave espacial OSIRIS-REx obtuvo imágenes de toda la superficie del asteroide Bennu, que muestran que hay numerosos grupos de rocas, una apariencia similar a la del asteroide Ryugu, que actualmente está  siendo explorado por la estación automática Hayabusa-2, según el sitio web de la misión. Llama la atención, en una superficie claramente rocosa, la presencia de una roca prominente en forma de verruga. 

La estación interplanetaria automática OSIRIS-REx fue lanzada al espacio con el cohete portador Atlas V en septiermbre de 2016. El dispositivo alcanzará su objetivo principal, el asteroide (101955) Bennu, en diciembre de 2018. La misión tendrá una duración total de unos siete años. Bennu es parte del grupo Apolo y es un asteroide de carbono de la clase espectral B. El estudio de estos objetos puede dar información importante acerca de la formación y evolución del sistema solar. 

A finales de agosto, comenzó la fase del vuelo final hacia el asteroide, durante el cual el dispositivo realizó una búsqueda en las cercanías de Bennu de corrientes de polvo o satélites grandes que podrían ser potencialmente peligrosos para la misión, y ya tres veces encendió sus motores para maniobras de frenado. La última y cuarta maniobra de frenado de OSIRIS-REx está programada para el 12 de noviembre, y el 3 de diciembre, la estación entrará en una una órbita de 20 kilómetros alrededor de Bennu. A medida que la nave espacial se acercaba al asteroide, los primeros indicios de la forma y las características de la superficie de Bennu se hicieron visibles, y el 1 y 2 de noviembre, la nave obtuvo unas series de imágenes con un tiempo de exposición de 2,5 milisegundos que cubrían toda la superficie del asteroide utilizando la cámara a bordo PolyCam. Durante las tomas, la distancia a Bennu cambió de 203 a 196 kilómetros.

Ahora se puede ver grupos de grandes rocas en la superficie del asteroide, una de ellas muy prominente y en forma de verruga, ubicada en el hemisferio sur que, en combinación con la forma de diamante y la cresta ecuatorial, hacen que Bennu sea aún más similar al asteroide Ryugu, que actualmente está siendo estudiado por la estación automática Hayabusa-2. En diciembre de 2018, OSIRIS-REx comenzará a recibir imágenes de la cámara MapCam, que permitirá ver el asteroide a colores y crear mapas de distribución de varias sustancias, como silicatos, en la capa superficial del asteroide. Según el plan, el programa científico de la misión durará unos dos años, durante este tiempo, la estación investigará la composición del asteroide y su estructura desde la órbita, y medirá el efecto Yarkovsky, que puede afectar las órbitas de los asteroides cercanos a la Tierra.

Después de estudiar al asteroide, OSIRIS-REx con un manipulador especial recolectará una muestra del suelo. Durante el contacto, la herramienta barrerá el asteroide con nitrógeno y recogerá polvo y fragmentos de rocas de la superficie. Después, en marzo de 2021 la nave espacial volverá. Se espera que OSIRIS-REx deje caer una cápsula con la muestra a la Tierra en septiembre de 2023.

María Cervantes

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.