Consumo de marihuana en la adolescencia aumenta posibilidades de adicción en la adultez

Pixabay 

La legalización del comercio de marihuana en países como Países Bajos, Uruguay, Canadá o también en muchos estados de EEUU. preocupa a la comunidad científica, especialmente la enfocada en el estudio de sus efectos en adolescentes. El halo de inocuidad que le da la legalidad, ha hecho del producto más popular y el consumo se ha expandido sin que nadie o muy pocos puedan detenerlo.

Un caso ejemplar en América Latina es la sociedad chilena: de acuerdo a un estudio del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA), demostró cómo el consumo de esta planta pasó de 4,6% en el 2010 al 14,5% en el 2016 (en personas que habían consumido la planta el último año), un aumento del 215,2% en los últimos 6 años. El alza se produjo en hombres como en mujeres y el alza fue igual de dramática en adolescentes a partir del 2014.

En este contexto, un equipo de investigadores chilenos analizó en ratas las consecuencias del uso de marihuana durante una edad equivalente a la adolescencia en humanos y descubrió que esta puede provocar un incremento a largo plazo en los mecanismos de formación de hábitos y adicción. El estudio fue presentado en conferencia de prensa en la conferencia anual de la Society for Neuroscience en la que N+1 estuvo presente.

La adolescencia, periodo crucial

Durante el período adolescente, o la transición de niñez o adultez, los circuitos neuronales atraviesan un periodo crucial de transición para adaptarse a los factores ambientales. Durante este tiempo, el cerebro puede ser más vulnerable a los efectos del abuso de las drogas.

Estudios pasados sugerían que había una relación entre el uso temprano de las drogas como la marihuana y la actividad cerebral relacionada desórdenes psiquiátricos como la esquizofrenia, depresión y adicción. Un mecanismo muy importante para la formación de hábitos y adicción, la vía nigroestriada de la dopamina, se vuelve crecientemente activa a través de la adolescencia y llega a su pico durante la adultez. La marihuana y otras drogas adictivas afectarían este sistema dopaminérgico, sugiriendo que estas pueden tener efectos mayores y más duraderos durante los años de adolescencia cuando el sistema aun está madurando.

Para probar los efectos de la marihuana en el sistema dopaminérgico durante la adolescencia, los investigadores trataron ratas diariamente en su adolescencia con un cannabinoide sintético relacionado al THC, el componente psicoactivo de marihuana, o un líquido sin cannabinoide como control.

Cuando las ratas alcanzan la adultez, aquellas tratadas con cannabinoide tuvieron niveles de dopamina más altos y más actividad en la vía nigroestriada de la dopamina en comparación a otros animales.

Cambios a largo plazo en el cerebro

Los hallazgos sugieren que los cannabinoides tomados durante la adolescencia podrían inducir cambios de largo plazo a las vías cerebrales relacionadas a aprender hábitos.

“Los hallazgos de este estudio nos dan nueva evidencia que demuestra la vulnerabilidad del período adolescente frente a la exposición a canabinoides”, indicó a N+1 José Fuentealba Evans, PhD, de la Pontificia Universidad Católica de Chile.  El investigador chileno añadió que “nuestra información, sumada a estudios previos, sugiere que la exposición adolescente al cannabis puede predisponer al cerebro al uso habitual de drogas o a la recaída durante la adultez”.

Para el investigador sudamericano, la legalización de la marihuana no está siendo acompañada de una campaña educativa que permita conocer de los riesgos en los adolescentes del consumo indiscriminado de la llamada hierba.

El estudio previo vino acompañado de otros hallazgos, entre ellos: que la exposición prenatal de THC en ratas tiene efectos duraderos en los metabolitos en el cerebro, haciendo al animal más vulnerable al estrés durante el resto de su vida. También, se expuso cómo ratas expuestas a compuestos similares al THC durante el desarrollo fetal demostró formación deficiente de los circuitos neuronales envueltos en aprendizaje y memoria durante la adolescencia.

Recientemente, un trabajo advirtió de una consecuencia negativa del consumo de marihuana alarmante. En un estudio a más de 30.000 personas, se identificó factores que afectan el envejecimiento cerebral prematuro: el trastorno bipolar, la esquizofrenia, el abuso de alcohol y el cannabis se encuentran entre ellos. El uso de la marihuana, por ejemplo, en promedio envejeció el cerebro en 2,8 años, según un estudio publicado en el Journal of Alzheimer's Disease.

 

 

Daniel Meza
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.