Esta curruca recién descubierta es la primera ave híbrida de tres especies

Nuevo triple híbrido. /Lowell Burket

Una curruca inusual, recién descubierta en Pensilvania, Estados Unidos, alberga un sorprendente secreto genético: se trata de un híbrido de no dos, sino de tres especies diferentes de aves. Su madre era un híbrido de dos currucas distiintas, y su padre un tercer género completamente diferente. Se trata de un evento fascinante para la biología, pero también revela algo alarmante sobre la disminución numérica de este ave.

Se trata de algo "extremadamente raro", en palabras del ornitólogo David Toews, del Laboratorio de Ornitología de Cornell (EE.UU.). La hembra es un híbrido de alas doradas (Vermivora chrysoptera) y azules (Vermivora cyanoptera), también llamada curruca de Brewster, que se apareó con otra del género Chestnut (Setophaga pensylvanica) y se reprodujo con éxito. Los hallazgos se han publicado en Biology Letters.

Hembra híbrida de ala dorada y ala azul. / Lowell Burket

Los híbridos de aves no son infrecuentes: después de todo, la curruca de Brewster se conoce desde 1874 y es bien sabido que la hibridación puede llevar al desarrollo de nuevas especies. Pero por lo general se trata de una combinación de solo dos especies. "Sabemos que algunos híbridos de aves siguen siendo fértiles y son capaces de reproducirse; después de todo, la madre del triple híbrido era una híbrida. En este momento, sin embargo, no se sabe si el triple híbrido podrá reproducirse o, incluso si puede, si se ve demasiado raro para que las aves hembra lo elijan como pareja", explica Toews. 

No hay parejas para todos

Este ejemplar fue visto por primera vez en mayo de 2018, por el observador de aves Lowell Burket. Después de tomar un video del pequeño, Burkett notó que tenía una coloración similar al de las curruca de Brewster, pero que su canción era más parecida a la del género Chestnut. Después de observar al extraño pájaro varias veces, Burket informó sobre su descubrimiento en eBird, un sitio web de observación de aves del Laboratorio de Ornitología de Cornell. 

Un macho de curruca Chestnut. /Lowell Burket

Los investigadores estudiaron los genes que codifican la coloración y los utilizaron para reconstruir el aspecto que tendría la madre del ave. Es la primera vez que se ve esta combinación híbrida, que parece tener que ver son la disminución drástica de algunas poblaciones de currucas de alas doradas en la zona de los Apalaches. El nuevo tipo de evento de hibridación podría indicar que no hay suficientes parejas para todos, por lo que las aves tienen que buscar opciones reproductivas en otras especies. Que la hibridación se haya producido dentro de una población de currucas de ala dorada en declive significativo "sugiere que las hembras pueden estar haciendo lo mejor en una mala situación", concluye el experto. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.